728x90 AdSpace

 

Alimentar las plantas es tan importante como que reciban suficiente riego, dispongan de la insolación necesaria y de la iluminación que mejor les favorece. El alimento de las plantas es el abono, compuesto orgánico que mezclado con tierra, constituye la base de crecimiento y desarrollo de las plantas.

En el mercado se puede comprar abono de buena calidad y presentado en diversos formatos: granulado, sólido, en barritas y naturalmente, mezclado con tierra.  Sin embargo, si  no queremos comprar abono, podemos fabricarlo en casa de una forma fácil y cómoda, aprovechando  los restos de poda del jardín e incluso, restos de comida sobrante.

Los elementos básicos para componer un buen abono vegetal casero son:
  • hojas secas,
  • plantas muertas,
  • restos de poda,
  • restos orgánicos de comida, etc.
Estos elementos, una vez tratados y combinados con la tierra, constituyen el alimento básico para las plantas del jardín.
  • Fabricar abono en casa es sumamente sencillo y sólo es preciso tomarse las molestias justas de vigilarlo de vez en cuando yde añadir más restos que engrosen el motón de abono. De esta manera estará siempre disponible y a punto para su uso.

  • Es aconsejable, en primer lugar, disponer de un recipiente adecuado para la elaboración del abono y que pueda reposar en un lugar húmedo y sombrío del jardín. Puede ir bien un contenedor pequeño, una caja grande de plástico y mejor incluso, una caja de madera que pueda cerrarse.
  • El primer paso fundamental es acumular en el interior del contenedor o de la caja, restos orgánicos tales como hojas secas, flores marchitas y desechadas, cáscaras de plátano, troncos de col o de otra verdura, corazones de manzana, etc. En definitiva, desperdicios que combinados entre sí, con el grado justo de humedad, nitrógeno, tierra y oxígeno,  empezarán un lento proceso de descomposición, gracias al efecto de las bacterias acumuladas en estos restos orgánicos.
  • Es conveniente vigilar que la pila no se seque. Si esto ocurriera se le debe agregar agua para así, mantener el nivel de humedad óptimo. También estará bien airelar la pila de vez en cuando, removiéndola con un rastrillo o con una pala.
  • El mejor momento para empezar este trabajo de fabricación de abono casero es en otoño ya que de esta manera, la pila se irá desintegrando convirtiéndose en abono y estará a punto en primavera.
  • El abono casero está en su punto óptimo cuando se convierte en un montón de color marrón del qual no se pueden distinguir sus elementos, es esponjoso y lejos de oler a podredumbre, huele a tierra.
  • Este abono fertilizará la tierra y nutrirá a las plantas del jardín o la terraza. Además es una práctica completamente sostenible y ecológica, en la qual se da un nuevo uso a lo que tan sólo eran desperdicios.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top