728x90 AdSpace

 

Un cojín resulta un accesorio fantasioso, económico y sencillo de elaborar. Cualquier tipo de tejido, prendas que ya no uses y estén rasgadas y hasta un viejo mantel pueden ser utilizados a la hora de remozar nuestros muebles con cojines y sobre todo con poco capital.
La magia de los cojines es efectiva tanto en casas lujosas, como en la de principiantes sin caudal, porque si se saben armonizar, las convierten en sitios divertidos, cómodos, elegantes y hasta atrevidos según la utilidad que le designen.

Si no tienes un cojín, no puedes valorar el realce y el bienestar que te pueden brindar, ya sea para descansar un rato leyendo un libro, como para una merienda rápida en la cocina o el comedor de tu hogar. A pesar de eso, inexplicablemente, resulta muy costoso adquirir un cojín en una tienda de decorados, siendo muy fácil y barata su elaboración.

Muy fácil, confecciona tu propio cojín

Si nunca te has atrevido a tocar una aguja, no te preocupes, te brindamos cuatro pasos muy sencillos para que puedas hacer los tuyos según tu gusto y necesidad. Primeramente marca en la tela que escogiste un rectángulo (el tamaño lo defines tú) y recórtalo, luego une los extremos cuidando que quede hacia adentro la parte del derecho de la tela.
Cierra los extremos, puedes coserlo a mano o auxiliarte de una máquina de coser, recuerda que debes dejar uno de los extremos abiertos.

Ya puedes voltear tu “funda” resultante, rellena con pedazos de espuma de goma o simplemente con retazos de cualquier tela de prendas que ya no uses.
Cierra el extremo por donde colocaste el relleno cuidando de hacer un pequeño pliegue hacia adentro para que no se deshagan las puntas. Utiliza puntadas pequeñas y discretas.
Puedes auxiliarte de alfileres o hilvanar primeramente para que el tejido no se corra mientras lo coses.

Renueva el tapizado de tus muebles

También puedes remozar el tapizado de tu sofá utilizando varios cojines que cubran los brazos y el respaldo, sujetados con pequeñas puntadas, utiliza telas coloridas que llamen la atención hacia ellos y no hacia el viejo tapiz. Verás que económica resulta esta solución.

Escoge los elementos y el diseño en dependencia de la función que tendrán
  • Para mucha faena, escoge un diseño sencillo, sin puntas delicadas ni adornos que obstaculicen.
  • Para un hogar con niños pequeños, utiliza una tela fuerte y fácil de lavar. Utiliza materiales que te permitan lavarlo sin necesidad de zafar las costuras de esa manera ahorras tiempo y siempre estarán listos.
  • Si gustas de leer tumbado en la cama, confecciónalos de diferentes tamaños para que te sirvan de respaldo y puedas acomodarlos según la postura más cómoda para ti.
  • Si lo utilizarás sólo para decorar, escoge tejidos de mejor calidad y colores que combinen con el entorno, puedes utilizar retazos de seda natural, encaje, o terciopelo, y rellenarlos con algún material suave que puedes adquirir en las colchonerías.
  • A las sillas de tu comedor puedes agregarle cojines atados por pequeñas tiras para que no se corran.
  • Para la comodidad de los ancianos, confecciona algunos pequeños que puedan acomodarse en la espalda y la zona lumbar.
  • Para decorar los muebles de tu terraza utiliza diseños atrevidos y con colores vivos, también debes colocarlos atados con pequeñas tiras para que no se corran al sentarte.
  • Para simplemente tomarte un descanso en la tumbona no los rellenes demasiado para que queden planos.
  • Piensa bien el diseño que deseas antes de elaborarlos teniendo en cuenta si quieres que contraste con el decorado de la casa o que forme parte de éste, de ser así ten en cuenta que deben contrastar con los tapices, cortinas y el color de la pintura de la habitación.
Cualquier objeto puede convertirse en:
  • adorno,
  • botones,
  • semillas,
  • cascabeles,
  • campanitas,
  • flecos,
  • encajes,
  • lazos,
  • puntas bordadas.
En fin pon en práctica tu ingenio y creatividad.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top