728x90 AdSpace

 

El vestuario será una fuente de energía para teléfonos celulares y otros dispositivos portátiles

Parece ser que en un futuro cercano la ropa que nos viste será capaz de producir la energía suficiente para recargar dispositivos portátiles como teléfonos móviles, MP3s, iPods y similares. ¿Te imaginas paseando por tu casa  cargando los aparatos de la cocina, del baño y los teléfonos celulares?
Un equipo de científicos que laboran en el Instituto de Tecnología de Georgia se afana en crear un tejido que sea capaz de generar electricidad ante cualquier movimiento mecánico, o sea, cuando este se estire, friccione, doble o sea batido por las corrientes de aire.

El resultado de esta interesante investigación salió publicado recientemente en la revista Nature. El principio físico en que se basa este estudio es el denominado "efecto piezoeléctrico" que se conoce desde el siglo XIX pero que ha ganado renovada importancia en la actualidad, debido a los ingentes esfuerzos de la humanidad por emplear energías renovables en aras de proteger nuestro planeta y sus recursos naturales.

En el artículo de la revista Nature se explica que el equipo de científicos partió por cubrir fibras textiles con nanoconductores de óxido de zinc. Como dato curioso debemos señalar que estos nanoconductores son de un grosor inferior en 1.800 veces al del cabello humano. Posteriormente estas fibras de tejido cubiertas por esos cables nanoscópicos se cruza con microfibras de oro. La fricción entre los hilos de óxido de zinc y el tejido genera un potencial piezoeléctrico que es trasladado a un circuito por las microfibras de oro.

El líder del equipo del Instituto de Tecnología de Georgia, Zhong Lin Wang estima que un metro cuadrado de este tejido especial será capaz de producir una energía de 80 mili vatios de potencia, suficiente para recargar las baterías de dispositivos electrónicos como los móviles, MP3s y similares.
La investigación también destaca que el vestuario fabricado con este tipo de tejido no será más pesado que el que llevamos actualmente y que para que genere electricidad no hará falta hacer nada fuera de lo común, sino comportarnos como lo hacemos habitualmente.

Hablando sobre otro campo de aplicación de este tejido tecnológico generador de energía, el artículo destaca que podrá usarse para confeccionar cortinas y tiendas de campaña que generen electricidad a ser batidas por el viento y vibrar por el sonido. También se apunta a aplicaciones de carácter militar en la recarga de sensores de gases y químicos.

Hasta el momento no se ha fabricado ninguna prenda u otro artículo con este tejido, pero los científicos están muy optimistas con los resultados logrados hasta el momento, aunque sin dejar de reconocer que aún faltan algunos años para que salga alguna de estas prendas al mercado.

Según declaraciones a EFE del líder del equipo Zhong Lin Wang "Por lo menos nos quedan cinco años de intenso trabajo y obstáculos a vencer”. Entre estos problemas a resolver en el futuro están el lograr que el tejido tenga un precio competitivo. Esto se debe a que hasta el momento se ha utilizado oro en la confección de los nanoconductores, pero aseguran los científicos que otros metales menos costosos servirán igualmente abaratando la tela.

No obstante, la dificultad fundamental la plantea el agua, los nanoconductores de óxido de zinc no pueden mojarse, así que si ahora se confeccionara una camisa de este material, resultaría inútil después del primer chubasco o de lavarse. A pesar de eso los científicos no se desaniman y continúan con la investigación.
Otro ejemplo de la utilización actual del efecto piezoeléctrico para generar energía, es la investigación de científicos japoneses quiénes prueban a obtener electricidad de las pisadas de los miles de usuarios del ferrocarril sobre alfombras especiales colocadas en estaciones y andenes ferroviarios de Japón.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top