728x90 AdSpace

 

Consejos para regar tus macetas

Un factor fundamental en el cuidado de tus plantas es el riego, debes chequear el estado de las mismas frecuentemente para definir si necesitan ser regadas o no, en los meses veraniegos el chequeo debe ser casi a diario, sobre todo si has notado que las hojas están descoloridas y sin brillo, están amarillentas o simplemente se han caído. Estos pueden ser síntoma de falta de riego.
En el caso de que el riego sea excesivo notarás que las hojas se tornan amarillentas y se caen. Es por eso que debes tener bien claras las necesidades particulares de cada especie.

¿Cómo saber si el suelo tiene la humedad requerida?

  • Introducir el dedo en la tierra de la maceta te hará saber si la misma está muy reseca o aún conserva la humedad.
  • Puedes clavar un pedazo de madera o un lápiz, si al retirarlo la tierra queda incrustada en el mismo es porque aún está húmeda.
  • Si tu maceta es de barro prueba a darle pequeños golpecitos, si el sonido es hueco debes regarla inmediatamente, si es firme entonces no necesita más agua.
  • Si la tierra de una maceta está húmeda su peso será mayor que cuando necesita agua.
  • Si no confías en estos métodos de apreciación entonces puedes adquirir algún medidor de humedad que te indique cuando efectuar el riego.

Consejos a tener en cuenta antes de efectuar el riego

  • Lo primero es conocer las características de cada especie y sus necesidades.
  • Erróneamente regamos en exceso las plantas que tenemos en macetas y esto provoca la descomposición de las raíces.
  • Es más común que las plantas se mueran por un riego excesivo que por falta de agua.
  • Cerciórate de que todas tus macetas poseen orificios de drenaje y que éstos no estén obstruidos. Con esto evitas que el agua se acumule y la planta se ahogue.
  • Si tienes dudas respecto al ciclo de riego, es mejor dejar correr algunos días.
  • Si sospechas que la planta tiene exceso de agua, retírala cuidadosamente de la maceta y envuelve el cepellón en papel absorbente. De ser necesario sustituye el papel hasta que absorba la mayor cantidad de humedad posible.
  • Coloca la planta nuevamente en su lugar y déjala sin regar varios días.
  • Si tienes en casa hortensias, azalea, culantrillo…debes regarlas frecuentemente, sin embargo los cactus requieren poco riego.
  • Si tus plantas tienen mucho follaje y además sus hojas son grandes debes regarlas con más frecuencia.
  • Cuando las plantas están floreciendo necesitan consumir mayor cantidad de agua.
  • Mientras más alta sea la temperatura ambiental, el riego debe ser más frecuente.
  • Durante el período invernal el riego debe espaciarse y en algunos casos ni siquiera es necesario.
  • Las plantas sembradas en macetas confeccionadas de barro requieren un poco más de agua que las que están en macetas de plástico.
  • El agua de regar tus plantas debe estar a temperatura ambiente y sin cloro, por eso se recomienda ponerla a reposar desde el día anterior.
  • Con el riego el suelo va perdiendo algunos nutrientes, lo que lo debilita y favorece la acumulación de agua.

Puedes regar tus plantas por alguno estos métodos


  • Por inmersión: Generalmente se utiliza para regar las macetas y cestas colgantes además de ser un buen remedio para reanimar una planta que se está secando. Consiste en introducir la maceta en un recipiente con agua por varios minutos, sabrás que es suficiente cuando dejen de brotar burbujitas.
Algunas plantas agradecen mejor el riego por el método del platito, debes colocar un plato con agua debajo de la maceta y esperar a que absorba toda el agua. Algunos ejemplos son el culantrillo, azalea, helecho espada y violeta africana. Este método propicia una concentración de sales en la superficie del suelo que debes eliminas con cierta frecuencia con abundante agua.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top