728x90 AdSpace

 

Esta planta originaria de Sudamérica que también se distribuye en la zona sur de Estados Unidos, se puede ver en muchos jardines, posada sobre árboles, troncos, cercos, piedras o diferentes objetos decorativos. El clavel del aire se conoce con ese nombre dado que no necesita estar en contacto con la tierra para adquirir los nutrientes adecuados para crecer y reproducirse. Algunas personas piensan que esta planta parasita a los árboles en los que está apoyada, debilitándolos y quitándoles el alimento, pero esto no es cierto, sino que las tillandsias (género a que pertenecen) simplemente necesitan de un soporte al cual asirse, para tener un mejor contacto con el aire, que es del que se nutren básicamente.

Para llevar a cabo este tipo de nutrición (que se denomina epífita), estas plantas deben contar con ciertas particularidades en cuanto a estructura; una de ellas es la casi completa inexistencia de raíces, o al menos éstas no tienen la constitución habitual que puede verse en cualquier otra especie, sino que son muy pequeñas y sirven para ayudar a que la planta se adhiera al elemento de apoyo.

Otra adaptación la constituyen los llamados tricomas, unas estructuras que se hallan en las hojas y facilitan la captación de los componentes nutritivos suspendidos en el aire; es decir que mediante las hojas ingresan a la planta las sustancias necesarias para su supervivencia.
El vapor de agua y las lluvias la proveen de la humedad que necesita, las partículas de polvo en suspensión, elementos que son transportados por el viento y tierra que se dispersa continuamente, le brindan los minerales que requiere.

Se caracterizan por ser bastante resistentes a las condiciones de sequía o temperatura, no obstante el rango térmico en el que se sienten más cómodas va de 5 a 40ºC. Un aspecto importante a considerar es que sufren con los rayos directos del sol, lo que les provoca un daño considerable, especialmente si esas condiciones se dan en forma regular.
Básicamente es una planta que no necesita de atención muy especial, pero para que estén sanas y puedan florecer adecuadamente (depende de cada planta, pero la floración puede demorar hasta dos años), hay algunos ítems a tener en cuenta:
  • El suministro de agua debe hacerse rociando las hojas 2 a 3 veces a la semana en invierno y diariamente en verano (sobre todo en períodos secos)
  • Para proveerle abono se diluyen preparados comerciales en el agua de riego y se proporciona de la misma forma que el agua
  • Es importante ubicarla en un lugar de semi-sombra, es decir que les dé la luz pero no directamente; si están en el interior del hogar, cerca de una ventana es una zona ideal.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top