728x90 AdSpace

 

Los diferentes tejidos en los que están confeccionadas las prendas requieren mayores o menores cuidados para que mantengan sus características a lo largo del tiempo, ya sea forma, color o integridad, dado que con los usos, lavados y contacto con el sol tienden a perderlas. Es importante prestar atención a las condiciones en las cuales se guarda la ropa cuando no se la va a usar por un período determinado, por ejemplo de una temporada a otra. En este sentido las prendas de lana que suelen emplearse más habitualmente en los meses fríos, necesitan de algunas atenciones específicas para que se mantengan como nuevas por más tiempo.

Lavado

Por lo general el fabricante aconseja lavar este tipo de prendas a mano, con agua templada y jabón neutro. Según el tipo de lana, pueden requerir lavado a seco, para ello es muy importante siempre leer las instrucciones en las etiquetas, ya que de lo contrario es casi seguro el encogimiento de la ropa. En caso de realizar el lavado a máquina tener en cuenta que:
  • En el mercado existen jabones para lavarropas especiales para tejidos delicados
  • Es conveniente elegir jabones líquidos y no en polvo, ya que se corre el riesgo de que algunas partículas se aglomeren en la trama del tejido y produzcan diferencias de color.
  • Optar por un programa adecuado y evitar el centrifugado; en caso de hacerlo, elegir uno suave.

Secado

  • No es conveniente colgar la ropa, ya que su propio peso tiende a producir estiramiento de la fibra con la consecuente deformación.
  • Es recomendable colocarla sobre una toalla para que se quite el exceso de agua, y luego dejarla extendida horizontalmente en un lugar limpio, aireado y a resguardo de la luz solar.
  • Tratar de no usar secadora de ropa.

Planchado

  • Debe ser a una temperatura adecuada (siempre remitirse al etiquetado)
  • Colocar un paño limpio entre la plancha y la prenda para que no reciba calor directo

Guardado

  • Asegurarse de que no tenga humedad ni olor
  • Para evitar los insectos, se puede colocar unas bolitas de naftalina u otro producto similar, que no contacte con la ropa (dentro de bolsitas)

Otros consejos

  • No emplear blanqueadores, en caso de prendas blancas se puede realizar un último enjuague a mano agregando 2 cucharadas de agua oxigenada de 10 volúmenes.
  • Para ropa que destiñe, añadir al agua de enjuague media taza de vinagre blanco de alcohol.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top