728x90 AdSpace

 

El Organicismo arquitectónico como también se le conoce o arquitectura orgánica, más que un estilo se trata de una filosofía arquitectónica que aspira alcanzar una armonía entre la naturaleza y el hábitat del hombre.


Un ejemplo de arquitectura orgánica son las bellas casas de Noruega cuyos techos verdes no son más que la acción del follaje que los recubre. Este fenómeno se ha extendido a otras latitudes del planeta, aunque para los noruegos esta es una práctica centenaria.


El Sueco Eric Gunnar y el Finlandés Alvar Aalto fueron los principales defensores de esta filosofía arquitectónica cuyo objetivo prioritario era una novedosa toma de conciencia sobre los espacios y el interés por la existencia humana. Muchas viviendas noruegas están construidas al estilo organicista más puro.



En algunas viviendas se mezclan las flores con la vegetación y en determinados casos hasta con árboles pequeños. Una de las ventajas de estos techos verdes, aunque son bastantes, es la posibilidad que brindan en la estabilización del hogar al proporcionar un aislamiento adecuado y con gran durabilidad.


Estos tradicionales techos noruegos salpican el paisaje de ese país y en muchos casos se fusionan prácticamente en su totalidad con el resto del paisaje. Desde la lejana Edad Media a las construcciones se les agregaba césped a los techos, y esta práctica se universalizó en zonas rurales al iniciarse el siglo XVIII. De a poco al llegar al siglo XIX se fueron reemplazando las cubiertas de tejas, aparecidas anteriormente en pueblos rurales, por las cubiertas de césped, exceptuando las zonas más remotas del interior del país. Muchos románticos mantuvieron la tradición aún con la llegada del hierro y de otros materiales para la construcción.


Esta tendencia se ha reavivado por el creciente interés de mantener un equilibrio con la naturaleza y su conservación, promocionar los beneficios de una vida saludable a la intemperie, los refugios en las montañas, las viviendas para vacacionar y cada uno de los movimientos para la conservación del medio ambiente.



Actualmente en las bioconstrucciones, donde se tienen en cuenta las características climatológicas, hidrográficas y del ecosistema del entorno de la construcción para alcanzar un óptimo rendimiento provocando un mínimo impacto negativo, para las que reducir el consumo energético por climatización, iluminación y demás equipamiento es factor fundamental también se ha comenzado ha valorar esta propuesta de techos verdes.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top