728x90 AdSpace

 

El horno microondas es uno de los electrodomésticos de uso en la cocina, más útiles y prácticos que cualquier persona podría tener. Con este aparato es posible recalentar los alimentos y preparar fácilmente recetas simples de cocina. La principal ventaja de este equipo es que prepara cualquier plato toma a los sumo solo un par de minutos.

Cuando usas por un tiempo un horno microondas eventualmente en su interior se irán acumulando los olores de los diferentes alimentos que has cocinado en él, y estos aromas llegado un momento pueden volverse desagradables al olfato. Estos olores pueden eliminarse si sigues los siguientes pasos:
  • Limpiar el interior del horno: Toma un trapo limpio e imprégnalo de una mezcla de vinagre y agua caliente a parte iguales, después de haber sacado el plato de su interior, limpia cuidadosamente por dentro la cavidad del microondas frotando todos sus rincones y paredes. El vinagre es un desodorizante natural y el agua caliente se encargará de ablandar aquellos restos de suciedad endurecidos que se hayan adherido a cualquier superficie.
  • Cuida de no mojar demasiado el paño con la mezcla de agua y vinagre para que no se te acumule demasiada humedad. Una vez que hayas limpiado completamente el interior del horno, con un trapo seco retira el exceso de humedad que ha quedado de la limpieza.
  • Si persisten en quedar algunas pequeñas manchas de salpicaduras luego de la limpieza, ráspalas cuidadosa pero firmemente con un cuchillo de masilla.
  • Solución limpiadora: El próximo paso será preparar en un recipiente para microondas, una solución especial compuesta de media taza de zumo de limón y una taza de agua.
  • Luego la introduces destapada dentro del horno y la calientas por 5 minutos a la temperatura máxima que se pueda programar el equipo.
  • En el transcurso de estos 5 minutos gracias al ácido cítrico del limón presente en los vapores de la mezcla líquida, se irán eliminando los olores interiores del microondas.
  • Luego de transcurridos los 5 minutos, no retires enseguida el recipiente con esta solución, deja que se refresque por espacio de 5 a 8 minutos para aprovechar al máximo la acción desodorizante de sus vapores.
  • Bicarbonato de sodio: Si después del procedimiento anterior todavía persisten algunos olores en el interior del horno, toma un recipiente y añade una cucharada de bicarbonato de sodio en introdúcelo dentro del horno frío antes de irte a dormir. Déjalo ahí hasta la mañana.
  • Si consigues carbón activo y lo utilizas en lugar del bicarbonato de sodio los resultados serán aún mejores. No utilices el horno mientras en su interior tenga alguno de estos dos compuestos.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top