728x90 AdSpace

 

cómo revivir orquídeas

Uno de los pasatiempos más gratificantes y entretenidos dentro de la jardinería es el cultivo de orquídeas. Dedicarse al cuidado de esta hermosa planta, al contrario de lo que erróneamente piensa mucha gente, es bastante sencillo. En la actualidad en los comercios especializados de jardinería es muy fácil encontrar todo lo necesario para producir y mantener las orquídeas más vistosas. Las flores de las orquídeas, con sus exóticas formas y colores, son el complemento ideal para cualquier jardín. También pueden utilizarse en el decorado de los interiores del hogar, terrazas y otros espacios domésticos, pues estas plantas tienen la propiedad de imprimir elegancia a los entornos.

Además, su contemplación produce un efecto sedante y tranquilizador a aquel que la mira, es por eso que el proceso de plantar, cuidar y ver crecer una de estas plantas con sus bellas flores, se convierte en una experiencia muy aconsejable para reducir las tensiones de nuestra agitada vida cotidiana. Tanto si eres ya un cultivador de orquídeas, como si vas a empezar a hacerlo, puede ocurrirte que en determinado momento notes que tus plantas se estén desarrollando pobremente, descubras que su follaje comienza a arrugarse o que las flores comienzan a marchitarse, en ese caso no te desesperes, con unos sencillos pasos puedes revivirlas y lograr que retomen su esplendor habitual.


Rehidratar las orquídeas


Una de las razones fundamentales que provocan que una orquídea se marchite es la falta de agua. Por lo tanto el primer para revivir una orquídea marchita es colocar su maceta directamente bajo un suave flujo de agua tibia corriente. Deja correr el agua hasta que sientas que el sustrato ha absorbido suficiente agua y se ha vuelto más pesado. Repite esta operación una vez por semana. Luego de haber colocado la orquídea bajo el flujo de agua, busca un cuenco bajo de mayor diámetro que la maceta de la flor, llénalo de agua hasta su mitad y coloca en su interior la maceta con la planta, esto permitirá que el ambiente alrededor de la orquídea sea más húmedo. Por último atomiza con agua fresca la planta cada día para que esta conserve aún más la humedad.

Fertilizar orquídeas


Al menos una vez por semana deberás fertilizar tus plantas, preferiblemente después de haberlas regado. Para esto diluye el fertilizante habitual utilizando solo el 25 % de cantidad de agua sugerida por su fabricante. Vierte la solución hacia el centro de la planta para que llegue directamente a sus raíces. Ten mucho cuidado de no fertilizarla en exceso puedes podrías causar su muerte, para evitar esto emplea fertilizantes débiles, que son de uso más frecuente, pero no corres el peligro de perder la orquídea.

Otras precauciones para cuidar orquídeas


Mantén la orquídea siempre en un lugar sombreado y bien ventilado para que conserve por más tiempo la humedad. La incidencia directa de los rayos solares sobre la planta es fatal. En la misma medida que tus orquídeas reciban mayor cantidad de iluminación natural, con mayor frecuencia tendrás que regarlas.

Tener bellas orquídeas en nuestro jardín o dentro de nuestro hogar, nos causará una alegría inmensa y para esto solo tendrás que poner en práctica unos pocos cuidados. Mantén tus orquídeas saludables para que continúen con su elegancia embelleciendo tus espacios.
Mira el videopost acerca de ¿Cómo revivir y cuidar una orquídea?

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top