728x90 AdSpace

 

Lograr un césped bien cuidado, llamativo y bonito es una las tareas más difíciles de lograr en tu jardín. Hay que atenderlo, inspeccionarlo, aplicarle fertilizantes y muy importante saber cómo influyen las estaciones del año para poder mantenerlo vistoso y bien cuidado durante todo el tiempo.
La estación otoñal es excelente para practicar la siembra de tu césped, revisando previamente que la tierra no se esté muy rociada. Es imprescindible que investigues antes de sembrar que habrá un clima favorable durante esta estación del año.

Durante este período puedes aplicar fertilizantes en la tierra hasta la mitad de esta estación. Si fuera imperioso puedes reducir el tamaño del césped del jardín, pero sólo hasta una elevación acercada a los 6 cm, pues si lo cortas más pequeño puede que expongas sus raíces al frío que llegará con el invierno.
Además el otoño se caracteriza por las caídas de las hojas de las plantas; una abundancia de hojas encima del césped puede ocasionar que la hierba no prospere adecuadamente, por lo que es inevitable que hagas periódicamente una recogida de las hojas caídas.

La etapa invernal, al ser una estación donde prevalecen las bajas temperaturas, no se recomienda rebajar el césped ya que puedes ocasionarle afectaciones graves. Cuando culmine la etapa de invierno puedes remediar las partes que hayan sido dañadas o los espacios en los cuales las semillas no hayan prosperado.
Durante la etapa primaveral, como bien se sabe, es el momento perfecto para el desarrollo de cualquier elemento que resida en tu jardín, césped, arbustos o flores. El césped progresará considerablemente a través de toda la primavera y esto se debe a que en esta etapa predominan las lluvias y aún no están presentes las elevadas temperaturas.

Es un momento en el cual el césped y todo tu jardín en general te reclamarán abundantes cuidados y atención, esencialmente por las numerosas podas que tendrás que efectuarle, la recogida de los desechos de las podas y el regadío constante en el supuesto caso de que la tierra no se encuentre húmeda.

La primavera es perfecta para el uso de los fertilizantes; el calor, solicita demasiada atención del césped y por supuesto trabajo, ya que será obligatorio conservarlo humedecido, y tratar de rociarlo con agua al menos diariamente. Además es un momento del año en la cual la evolución del césped será muy elevada, por lo que será vital ir cortándolo para conservarlo sano.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top