728x90 AdSpace

 

¿Cuánto sabes acerca de los lirios? Por si no lo conoces, son unas de las plantas más vistosas del reino vegetal. Si de eso se trata, ya es hora de que coloques uno de estos en tu jardín o en una de las macetas dentro de casa.
Para empezar, debes conocer que existen varios tipos de lirios. Los que tienen rizomas, es decir, un tallo horizontal y subterráneo, se diferencian por su tamaño y la época de su florecimiento.

Los altos, que pueden alcanzar más de 75 centímetros, suelen dar sus flores en las postrimerías de la primavera. Los medianos, cuya altura oscila entre los 22 y los 75 centímetros, prefieren el intermedio de la primavera, mientras que los más pequeños, o sea, los llamados enanos no superan los 22 centímetros y reservan sus flores para los primeros momentos de dicha estación.

Otros lirios se caracterizan por tener bulbos. Entre estos son famosos los llamados Reculata y también los Juno; menos populares, pero igual de bellos, son los Aucheri.
Ahora ya estás listo para cultivar una de estas plantas en casa. Si te gustan más los bulbosos, elige un suelo permeable a donde lleguen los rayos del sol en toda su plenitud. Espera al otoño, pues a principios de éste aprovecharás para sembrar los bulbos.

Naturalmente, debes regar la planta y esperar por su florecimiento y, con ello el de tu jardín, durante la primavera. Después de esta época, puedes retirar los bulbos y conservarlos en un sitio fresco hasta la siguiente temporada otoñal.
Los lirios que tienen rizomas también necesitan de la permeabilidad del suelo donde serán plantados y de la presencia directa del sol. Lo ideal es sembrarlos a finales del verano e inicios del otoño, cuando todavía la tierra esté húmeda del último florecimiento. Para ver el próximo habrá que esperar a que la primavera toque de nuevo a la puerta.

Siempre es útil echar mano a ciertos trucos para obtener mejores resultados en lo que hacemos; con el cultivo de los lirios sucede igual. Entonces, recuerda que mientras más sol reciban tus lirios de rizomas, ¡mucho mejor!

Documéntate sobre los fertilizantes que puedes utilizar; los que poseen menor contenido de nitrógeno son más aconsejables; y si le aplicas a tu planta un fertilizante granulado en dos ocasiones durante el año, especialmente después de que florezcan, estarás asegurando un 90% del éxito en tu cultivo. Si además los siembras con suficiente espacio para que les circule el aire y puedan respirar, ya tienes en tus manos los mejores resultados.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top