728x90 AdSpace

 

Sumergirse en un agua traslúcida, tan pura como la de un riachuelo sin necesidad de salir de la ciudad; sólo puede ser posible si te bañas en una piscina natural, todo un prototipo de colaboración con el medio ambiente.
Una piscina natural emplea el mecanismo de purificación natural y no el uso de químicos para su higienización. Además de que puede conservarse por sí misma, sin auxilio externo ni empleo de sustancias químicas, el agua se conserva pura de forma normal utilizando como exclusivos depuradores la vegetación y los animales de su ambiente.

Hay diferentes clases de piscinas bionaturales, pero la totalidad se fundamentan en un proceso similar a los utilizados en los acuarios, donde las plantas marítimas precipitan el desarrollo de microbios provechosos que excluyen los gérmenes y conservan el agua totalmente pura.

Está integrada por un área para el nado y un área para el filtrado natural del agua. Las medidas son: 75% para bañarse y 25% para la regeneración. Fundamentalmente, un tabique aparta el área del baño de la otra área, donde las contaminaciones y microbios perjudiciales son aspirados por plantas marítimas y empleadas en su nutrición.

Estas albercas permiten una formidable diversidad de diseños y dimensiones, permitiendo la unificación de la arquitectura con áreas originales placenteras, todo esto en el interior de tu jardín.
Con relación a su costo, pueden edificarse por un monto menor que el de una piscina tradicional y su sostenimiento no es necesario. Su sustentación viva demanda de pequeños mantenimientos en las estaciones del año de la primavera y el otoño.

Lo que se procura con este diseño es reproducir lo natural, por lo que es obligatorio que el agua circule mediante un mecanismo de conductos y caída de agua imitando un riachuelo real. La parte esencial es el depósito accesorio que se ocupa del saneamiento a través del desarrollo de seres vivos que se encargan de su higienización.

Bañarse entre una que otra flor o planta ya no es una prerrogativa de una expedición hacia una laguna extravagante o un arroyo montañés Conferenciamos de un modelo de piscina que se impone y que puedes situar en tu jardín.
Sumergirse en sus aguas estimula una emoción incomparable y posiblemente sean los críos los que mejor conciban la diferencia.
Beneficios de las piscinas bionaturales
  1. · Higienización de forma natural.
  2. · Escaso sostenimiento.
  3. · No utiliza elementos químicos que provocan trastornos a la piel.
  4. · Creación particular.
  5. · No desentona con la concordia del jardín.
  6. · No requiere cambios del agua periódicamente.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top