728x90 AdSpace

 

Cómo revitalizar lunas de espejo con pocos recursos y mucha imaginación

Orificios, zonas con el azogue descascarado e incluso rajaduras, no son motivo suficiente para que tires a la basura ese viejo espejo que ha servido a más de una generación de tu familia por largos años.
Con unas tijeras, un rollo de cinta adhesiva vinílica y algo de empeño podrás devolverle toda su funcionalidad. Incluso si pones a trabajar a tus neuronas, hasta podrá exhibir un flamante y renovado marco e ir a ocupar algún espacio del hogar donde se necesite mayor claridad y un retoque en la decoración.

Pasos para reparar un espejo viejo y dañado

  • Ejecuta una limpieza a fondo del espejo por delante, detrás y sus lados. Si utilizas agua y productos de limpieza, déjalo secar bien antes de acometer el segundo paso. Esta limpieza te asegurará un pegado firme de la cinta de vinilo.
  • Utiliza un marcador permanente para delimitar la zona del espejo que resultará luego de que pegues la cinta, te sorprenderás por las variadas formas que podrás obtener de este nuevo diseño.
  • Corta las 4 tiras de vinilo que conformarán el marco procurando que al cortarla el diseño de fábrica no desentone en los empates de los vértices cuando las pegues.
  • Cuando tengas listas las tiras que usarás en el marco para tapar las zonas dañadas, comienza a pegarlas auxiliándote para esto de un trapo seco que irás desplazando sobre la cinta adhesiva vinílica en la misma medida que la vas fijando.
  • Con esta operación eliminarás las burbujas o bolsas de aire que pueden haber quedado atrapadas entre el espejo y la parte pegajosa de la cinta. Si no lo logras completamente, puedes pinchar las burbujas resultantes con una aguja de coser o un alfiler de punta bien fina, repasando nuevamente la superficie con el trapo.
  • Cuando llegues a las partes de los empates, realiza los cortes en diagonal y con extremo cuidado haz coincidir los diseños de ambos extremos oblicuos de la cinta adhesiva.
  • El procedimiento explicado anteriormente no es el único utilizado en el reciclaje de espejos. Existe otras maneras fáciles y bien baratas de hacerlo, usando materiales que casi siempre tenemos a mano u operaciones sencillas.
  • Por ejemplo, puedes buscar un marco bonito de un cuadro o fotografía enmarcada que tengas en desuso tirado en la buhardilla o que te hayan regalado hace tiempo pero que no lo utilizas en la decoración porque no es de tu gusto.
  • Luego cortar el espejo dañado con esas medidas y encuadrarlo nuevamente. Si no tienes la habilidad para cortar el espejo con la herramienta de diamante, puedes llevarlo a un cristalero que te hará el trabajo por bien poco e incluso puede que te resulte gratis.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top