728x90 AdSpace

 

Si buscas una casa para comprar o un piso para alquilar, encontrarás información valiosa en este artículo. Antes de hacer una oferta, es importante asegurarse del estado de la propiedad y la mejor opción será contratar un perito. Un profesional podrá proporcionar información sobre el piso que podrías pasar por alto.

Entre los distintos factores que el perito evaluará se encuentran: la instalación de electricidad, los sistemas de calefacción y ventilación, el estado de las tuberías, las condiciones del techo y el aspecto de las paredes. Una vez finalizada la inspección, os entregarán un informe completo incluyendo fotografías con hallazgos y recomendaciones para resolver cualquier problema o mejorar el estado de la casa.

De cualquier modo, una inspección técnica de la vivienda no será suficiente, les recomendamos realizar también una inspección para detectar la presencia de plagas urbanas. Recordad que los insectos arrastrantes, como por ejemplo cucarachas, son portadores de bacterias causantes de una variedad de enfermedades incluyendo gastroenteritis, salmonella, disentería y tifus. Existen además plagas que no sólo constituyen un peligro para la salud, sino que además causan daños en la estructura de los edificios, como es el caso de las termitas y las ratas.

¿Cuáles son los pasos de una inspección de plagas?

Les recomendamos contratar a una firma especializada en desinsectación y desratización, pero si prefieres inspeccionar la casa por tú mismo/a, te sugerimos seguir estos consejos:
  • 1) En primer lugar, investiga las áreas de refugio: ambientes con humedad, calor y oscuridad que favorecen las infestaciones de insectos y roedores.
  • 2) Debes examinar los pisos y techos en busca de señales de hundimiento porque los daños de las termitas pueden ser similares a los daños por agua.
  • 3) Si las paredes son de madera o tienen revestimiento de madera, hay que buscar hendiduras en el barniz y dar pequeños golpes sobre la superficie para asegurarse de que la estructura no ha sido debilitada.
  • 4) Inspecciona los terrenos circundantes, cualquier espacio bajo la casa y el sótano en busca de túneles de barro del ancho de un lápiz. Este tipo de túneles son un indicador de la presencia de termitas.
  • 5) Durante una infestación, las heces de las cucarachas serán visibles: las heces se asemejan al café molido.

  • 6) Las chinches de cama no se encuentran solamente en las camas, también se esconden detrás del papel pintado, de rodapiés de madera y en las moquetas. Por esta razón debes revisar estas superficies con atención buscando indicios de chinches, huevos y pequeñas manchas oscuras de excremento o de sangre.
  • 7) La presencia de roedores se hace evidente al encontrar sus excrementos, de forma cilíndrica y, en el caso de las ratas, de unos 2 cm de largo y 0,5 cm de diámetro.
  • 8) Inspecciona la casa en busca de acumulaciones de restos de materiales fibrosos (tela, papel, lana, cuero, hilo, madera), puesto que una acumulación de ese estilo generalmente será considerada un nido de ratones.
  • 9) Por último, no olvides buscar marcas de dientes en puertas, salientes, esquinas y otras superficies.
Como compradores tienes derecho a hacer una inspección pero ¡no olvides incluirlo en el contrato! Es recomendable incluir una cláusula estableciendo que el alquiler o la compra de la vivienda está sujeta a esta inspección porque así puedes usar esos resultados para cancelar la operación y obtener devolución del depósito, o bien para negociar la reparación de los problemas que se descubran con la inspección.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top