728x90 AdSpace

 

Nadie duda de lo sabroso y estimulante que resulta un delicioso café caliente en la mañana, ni de lo agradable del aroma que esparce alrededor mientras se cuela.
El café contiene una complicada mezcla de elementos químicos que le otorgan todas esas propiedades a esta infusión.
Para los amantes de una buena taza de café ahí van 4 maneras distintas de prepararlo.

A la turca

Ingredientes para 4 tazas:
  • 1 ½ taza
  • 4 cucharaditas de azúcar blanca refina
  • 4 cucharaditas de café molido bien fino.
Modo de preparación:

Pon en el ibrik, que es un recipiente metálico cubierto de estaño especial para colar café a la turca, el agua y el azúcar y ponlo al fuego. Al romper el hervor, retíralo del fuego, adiciona el café y revuélvelo ligeramente con una cucharilla de madera. Pon el ibrik nuevamente al fuego y retíralo al romper el hervor. Repite la operación dos veces más.
Agrégale un chorrito de agua fría para que los sólidos del café se precipiten hacia el fondo del ibrik y ya está listo para servir.

Capuchino

Se prepara un café al la manera tradicional pero bien cargado, se le agrega un chorro de leche a temperatura ambiente y sin hervir. Al servir se espolvorea un poco de canela o cacao en polvo directamente en la taza.

A la vienesa

Este café tiene la peculiaridad que también se puede tomar frío. Se le puede poner leche o tomarlo sin ella. Su secreto consiste en agregarle una crema espesa de leche batida, un poco dulzona y que en austriaco se llama "schlagober".

Mazagrán

Se agrega al café azúcar en polvo a gusto, un trocito de piel de limón, hielo "frappé", o sea en forma granizada, luego se revuelve todo bien. Se sirve frío en vasos altos.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top