728x90 AdSpace

 

Frecuentemente las mujeres cambian la decoración de sus hogares ya que no resisten por mucho tiempo la invariabilidad en sus vidas. Algunas toman todo lo que no les gusta o no sirve, lo tiran y compran muebles y adornos nuevos. Otras, por el contrario, no se deshacen de nada y se contentan con hacer transformaciones a la decoración existente. Para estas últimas redecorar frecuentemente se convierte en una necesidad, esto les provoca placer y se convierte en una de las actividades más importantes de sus vidas.

Al contrario de lo que muchas piensan, hacer cambios en la decoración no siempre tiene que resultar en grandes gastos de dinero. A continuación te voy a enseñar algunas tretas que te permitirán redecorar los espacios de tu hogar con una mínima inversión.

Redecorar cambiando la ubicación de las cosas

Esta es la forma más económica de cambiar el decorado, al punto de que no necesitas gastar nada de dinero. Por ejemplo, con solo cambiar de sitio los muebles de una habitación, esta dará otra imagen. No pierdas mucho tiempo pensando donde ubicar cada objeto, trabaja por intuición. Lo mismo puedes hacer con objetos colgados en las paredes, adornos y otros elementos de la decoración.

Si los muebles de la sala están ubicados en escuadra prueba a distanciarlos entre sí o dividirlos. Prueba a ver si uno de los costados del juego de muebles puede separar en dos partes todo el conjunto. Por supuesto, los muebles deben tener un tamaño suficiente como para dejar un buen espacio al hacer este movimiento. Cuando ya tengas esa zona libre puede ser llenada por un pequeño escritorio, un mini bar o la mesa con el ordenador.

Este truco es aplicable a todas las estancias del hogar. Puede que te compliques un poco con algunas conexiones de cables como la de Internet, pero con un poco de paciencia y algo de ayuda te las arreglarás para que tengas una nueva decoración con todos los servicios funcionando.

Con los libreros también se pueden hacer maravillas redecorando. Si el librero es en forma de estante, una idea es sustituir los libros por adornos o algunos equipos de entretenimiento. Si es un librero cerrado, reacomoda los libros de manera que te sobre un espacio que podrá ser tu pequeña bodega de vinos o un lugar para ubicar los juegos de mesa que te gustan como son las cartas, el dominó y los dados.

Otra idea es agregar o quitar mesitas laterales en las habitaciones, estas además de su funcionalidad aportan una nueva perspectiva a los entornos.

Redecorar cambiando los colores

En esta tema no solo nos estamos refiriendo a comprar pintura nueva y pintar de otro color por todas partes. Existen otras formas de dar un nuevo colorido a nuestras habitaciones.
El quid de este ardid es ir conservando poco a poco los objetos útiles que nos servirán para poner en marcha este plan. Estamos hablando, por ejemplo, de botellas con formas y colores llamativos que después de haber sido utilizado el contenido, podrían servir de originales floreros, o disponerse juntas varias de ellas en un librero formando un agradable conjunto.

Adornar con flores tus espacios es otra manera de dar un nuevo toque de color a tus espacios. Pueden ser naturales o artificiales, disponerlas en ramos o en solitario. Ellas no solo proporcionan nuevos colores al decorado, además aportan frescura y lozanía a su alrededor.

Los cojines son otra solución excelente. Si no los tienes agrega u par de ellos en cada butacón o sillón, pueden ser más en el sofá. No es necesario que corras a la tienda a comprarlos, de cualquier pedazo de tela y un poco de relleno que te sobre de alguna almohada vieja, serás de capaz de sacar un vistoso cojín que alegre tu sala.

Redecorar reciclando

Ya te hablamos en el párrafo anterior algo sobre esto para confeccionar cojines. Todas esas prendas de telas que tengas guardadas y que ya nunca más vas a usar te servirán muy bien para hacer hermosos almohadones y cojines. El material exterior puede provenir de alguna saya, camiseta o toalla que hayas abandonado. Y el relleno no hace falta que lo compres, medias viejas y rotas, camisetas de ropa interior de hombre, hasta las bolsitas plásticas pueden servirte en esos casos.

En los comercios especializados en alfombras, por un módico precio, podrás adquirir retazos de atractivos diseños, que luego podrás utilizar entre los muebles o como tapetes.
En el dormitorio puedes colgar, a uno de los costados del tocador, un listón donde colgarás los accesorios para el cabello que suelen ser de múltiples colores. En otra parte de la habitación podrás colgar las bufandas y cintas para el pelo. En la habitación de tus hijos, no guardes sus juguetes en cajones cerrados, hazlo en estantes.

Redecorar usando tu buen gusto

  • En las áreas que ocupan la cocina y el comedor las frutas son una fuente inestimable de color para estos espacios. Cuando compres trapos para secar y manteles, que estos sean de colores vivaces y atrayentes. Logra combinaciones mezclando estos tres elementos.
  • Si tienes algún dinero para invertir puedes pintar puertas, ventanas y paredes, mandar a tapizar de otro color los muebles de la sala y comprar cortinas nuevas.
  • Cuando termines de hacer todos los cambios, siéntete orgullosa del resultado obtenido sin importar el alcance de la redecoración. Lo importante es que hallas soltado a volar tu imaginación y puesto tu sello personal a tu alrededor.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top