728x90 AdSpace

 

Durante los meses de mayor frío las plantas presentes en el jardín experimentan los efectos de la lluvia, el viento, las heladas y la nieve. Con algunas medidas es posible evitar o minimizar la acción de esos agentes sobre ellas.
  • Es aconsejable comenzar a realizar los trabajos con antelación, durante fines de otoño protegiendo las hierbas más delicadas, colocando hojas secas. Para cuidar la raíz de los ejemplares plantados en macetas, se puede embalar la base con papel de periódico, para que sea menor la pérdida de calor.
  • Iniciar la poda de invierno en los árboles eliminando las ramas centrales, y planificar qué especies se pueden plantar en esta época, resulta conveniente.
  • Cuando la temperatura sea moderada, se pueden sacar las especies de interior para que se ventilen por un par de horas.
  • Hay que recordar que el riego no debe ser excesivo y que no es conveniente suministrar fertilizantes, dado que en general las plantas disminuyen mucho su ritmo de crecimiento. Tampoco es bueno rociar las hojas de las plantas de interior, pues se corre el riesgo de producir manchas; de acuerdo a esto, se debe dirigir el chorro de agua hacia la raíz para que la tierra la drene bien.
  • En el caso específico de los rosales, no se deben podar en esta época porque se produce el congelamiento de los extremos. Pueden eliminarse las partes que estén afectadas por alguna causa, y hay que procurar cubrir la raíz con tierra y hojarasca.
  • En las especies trepadoras se utiliza arena junto a las hojas secas para cuidar la base, y arpillera para proteger las ramas más expuestas.
  • Las flores como los malvones, margaritas y hortensias se pueden podar conservando una longitud de 10 centímetros en los tallos. También es el momento de aplicar tratamientos fungicidas en los árboles frutales y en los rosales.
  • El efecto del viento produce una disminución de la temperatura de entre 3 a 5 grados, y su intensidad puede hacer que se doblen los tallos largos de ciertas plantas; esto puede minimizarse atando las mismas a estacas de madera para que las sostengan.
  • Con respecto al agua administrada a los ejemplares que se encuentran en el exterior, hay que añadir que se debe aguardar a que la tierra que la rodea se vea seca, y el momento del riego en lo posible debe ser cuando hay sol, para que el agua no se congele en la superficie. Si hay nieve o cristales de hielo, hay que quitarlos, y procurar que la temperatura del agua con que se riega sea templada.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top