728x90 AdSpace

 

sembrar tulipanes
Los tulipanes se caracterizan por la belleza y colorido de sus flores. Son muy populares debido a que son muy fáciles de cultivar y cuidar. Estas características hacen que estas plantas sean un elemento casi obligado en nuestros jardines.
La denominación de tulipán abarca un grupo de casi 80 especies diferentes pertenecientes a las Liliáceas. Son originarias de los países asiáticos y algunas regiones mediterráneas. Las variedades obtenidas en jardinería hasta la fecha suman varios miles.

Son plantas herbáceas de bulbo que florecen en primavera y se levantan sobre un fuerte y alargado tallo coronado por una solitaria flor en forma de copa. Sus hojas son alargadas y anchas con nervios paralelos. Los colores de las flores son muy variados y abarcan una buena parte del espectro cromático.

El tulipán de jardín del género Tulipa fue introducido en Europa durante el siglo XVI proveniente de Constantinopla (actualmente Turquía) causando rápidamente gran sensación y haciéndose muy popular fundamentalmente en Holanda, país donde hasta nuestros días el cultivo de esta planta constituye un sustancial renglón económico que se exporta a todas los países del mundo.

Los tulipanes crecen a partir de un bulbo que en la planta adulta se encuentra bajo tierra y tiene forma de tallo grueso su función es de órgano reproductor auxiliar. Cuando se recolectan las flores del tulipán, sus bulbos subterráneos son utilizados en la siembra de nuevos tulipanes.
Lograr cultivar hermosos tulipanes en nuestro jardín hogareño es muy fácil. Para esto solo hace falta tener la cantidad suficiente de bulbos frescos y plantarlos comenzando el otoño. Se pueden sembrar directamente en la tierra o en macetas rellenas del sustrato apropiado.

Para sembrar tulipanes en macetas la tierra debe tener al menos 25 cm de altura, no estar compactada, rica en nutrientes y con buen drenaje. Los bulbos se entierran a una profundidad de 15 cms usando una palita de jardinero para hacer el agujero. Los bulbos se colocan con su parte más angosta hacia arriba y luego se cubren con la tierra. La separación mínima entre cada bulbo sembrado no debe ser menor de 10 cms.

Después de sembrados lo más importante es mantener un nivel de humedad adecuado del sustrato y para esto será necesario regar con frecuencia. Si los bulbos utilizados son frescos y de calidad, no tendrás que utilizar fertilizantes para lograr un adecuado crecimiento de la planta, pues los nutrientes contenidos en estos bulbos son suficientes para que crezca y desarrolle una nueva planta.

Al germinar los tulipanes deberás evitar la incidencia directa de los rayos solares sobre la planta pero si hará falta que estén en un ambiente con una temperatura cálida. En países muy fríos se recomienda mantenerlas en un invernadero o un lugar cerrado y con la temperatura regulada.
Cuando están a punto de florecer se debe incrementar la frecuencia de riego de los tulipanes. Una vez florecidos se debe mantener similar periodicidad de riego y tratar que la temperatura ambiental no sea menor que 13º C ni sobrepase los 18º C para lograr las condiciones óptimas de desarrollo.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top