728x90 AdSpace

 

Un jardín bien cuidado engrandece la belleza del entorno. Uno en malas condiciones da mucho que pensar. Así como nos aseamos y salimos a la calle con presencia, el hogar, en todo su conjunto, nos ofrece una determinada identidad, la misma que se refleja en la opinión negativa o positiva que otros tengan de nosotros.
Un jardín colmado de malas hierbas, plantas secas y hojas en el suelo generará en nuestros vecinos el mismo criterio que si saliéramos despeinados, con los zapatos sucios y la ropa ajada. Por eso y por nuestro bienestar hay que cuidar el jardín.

Si careces de jardinero y encima el trabajo no te deja minutos libres pon en práctica este método todos los días al regresar a tu casa luego de la faena diaria.
  • Los lunes riega todas las plantas con abundante agua.
  • Los martes barre todas las flores y hojas que haya en el suelo.
  • Los miércoles poda las plantas y retira las hojas y ramas secas para que la tierra se mantenga limpia. 
  • Los jueves agrégale fertilizante y abono al suelo, trata de que sean lo más naturales posibles.
  • Los viernes vuelve a regar el jardín.
  • Los sábados transplanta las maticas que quieras, corta y siembra otras.
  • Los domingos, tómatelos libres.
Claro, antes de hacer todo esto debes:
  • ponerte guantes para no dañarte las manos.
  • prendas de vestir holgadas y
  • zapatos cerrados contribuirán a que tus músculos se estiren y contraigan con facilidad cada vez que te agaches por lo que esta actividad te servirá también de ejercicio físico.
Encima te sacará de la rutina y si convives con otras personas puedes integrarlas a esta práctica y desarrollar la comunicación familiar, muchas veces obstruida por la falta de tiempo.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

 
Top