728x90 AdSpace

 

Para que pintar el interior de nuestra casa resulte una actividad divertida y sencilla, con un resultado profesional y totalmente personalizado es interesante que sigas estos sencillos pasos.
Antes de ponernos manos a la obra tenemos que dedicar un tiempo para decidir la estética de nuestra reforma, es decir, el color, la textura de la pintura y el tipo de las brochas u otras técnicas que deseemos utilizar.

Lo primero que hay que hacer antes de comenzar a pintar las paredes de una habitación es disponer el espacio libre de obstáculos para que realicemos nuestra tarea cómodamente. Retiraremos todos los elementos y muebles que nos sean posibles, los más grandes y difíciles de mover podemos colocarlos en el centro de la habitación y cubrirlos con un plástico grande o una tela.

Una vez que tengamos el espacio libre procederemos a cubrir la lámpara, los enchufes e interruptores. Para estos últimos utilizaremos cinta de carrocero, también llamada cinta de papel o cinta de pintor. Si nuestra habitación tiene rodapié es recomendable cubrirlo también, para ello usaremos la cinta de carrocero unida a un papel de periódico para evitar no solo pasarnos con la brocha sino el tener que limpiar esas molestas gotas.

El siguiente paso antes de comenzar a pintar es el de preparar las paredes. Debemos asegurarnos de que no haya humedades o pintura vieja ya desconchada pues el resultado podría alterarse. Si las capas viejas de pintura están levantadas las retiraremos con una espátula y después las emparejaremos con el resto de la superficie con una lija fina.

En el caso de grietas o agujeros más grandes usaremos una pasta para rellenarlas. De fácil y rápida preparación la aplicaremos sobre la superficie dañada con una espátula, esperamos a que seque (pasará de un color gris a blanquecino) y la lijaremos con una lija fina hasta que quede lisa junto con el resto de la pared. Una vez que hayamos hecho todas estas correcciones retiraremos el polvo de la pared con un trapo viejo y ya podremos comenzar a pintar directamente.

Es importante tener en cuenta que la calidad de la pintura puede marcar la diferencia entre un buen y un mal trabajo. La calidad va a determinar el número de manos de pintura que vamos a tener que hacer así como la duración de los resultados, de manera que a mayor calidad menos van a ser las manos que vamos a tener que dar para lograr una buena cobertura de la pared y también mayor va a ser la duración de la pintura.

Además de intentar que el día en el que pintemos sea fresco y seco, es importante mezclar bien la pintura antes de comenzar a pintar y dejar secar bien cada mano de pintura sin impacientarnos. Comenzaremos siempre por el techo y seguiremos por la parte más alta de la pared. Es de utilidad usar una brocha más pequeña para las esquinas, alrededores de los enchufes y marcos de puertas y ventanas, para el resto podemos usar un rodillo.

No hay que olvidar retirar la cinta de carrocero antes de que la pintura esté completamente seca para evitar que se desconche y esperar a que la habitación esté completamente seca y limpia para colocar los muebles.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top