728x90 AdSpace

 

Aquí ofrecemos dos de las más sencillas técnicas de pintura decorativa; las que además de ser de rápida ejecución, también resultan sumamente baratas, ya que no se necesita ningún equipo especial: sólo unos trapos o unas bolsas de plástico.

Tanto una técnica de decoración como la otra se prestan a ser aplicadas en paredes y muebles, también se pueden tener en cuenta a la hora de preparar la capa base para un estarcido. Contrariamente a técnica del esponjado, en la que la veladura o el glaceador se aplican con una esponja sobre una capa de pintura base; en este caso el dibujo se forma retirando parcialmente una capa de veladura que se ha aplicado sobre una base lisa.

Se necesita:
  • Trapos de algodón que no suelten pelusa (por ejemplo, una sábana vieja).
  • Bolsas de plástico.
  • 2,5 litros de esmalte, acrílico o sintético satinados.
  • 2 litros de aceite de linaza con secante.
  • 1 litro de disolvente.
  • Pintura al óleo de artista, para colorear la veladura.
  • Brocha de 100 mm.
  • Brocha de puntear.
  • Rodillo y cubeta.
  • Cubo.
  • Cinta adhesiva de pintor.
  • Tijeras.
  • Papel para hacer pruebas.
  • Estas cantidades son suficientes para una habitación de 4 x 5 m.
Antes de empezar, preparación:
  • Las paredes deben estar limpias y secas; hay que rellenar las grietas y los desconchados; lavar las paredes de abajo hacia arriba con agua y detergente; airear bien la habitación y dejar que las paredes se sequen completamente.
  • Si se deseas pintar muebles de madera, hay que lavarlos y a continuación lijarlos con un papel de lija de grano fino, para preparar la superficie antes de la aplicación de un esmalte satinado.
  • Protección: Utilizar cinta adhesiva de pintor para proteger los interruptores de la luz, los zócalos y los ángulos entre techos y paredes.
  • Pintura base: Aplicar la pintura base a las paredes con un rodillo. Para que queden bien cubiertas lo ideal es trabajar en diagonal.
  • Preparación de los trapos: La tela a utilizar no debe soltar pelusa y debe estar limpia y seca. Hay que cortarla en cuadrados del tamaño de un pañuelo de bolsillo, si se utiliza una sábana vieja, rasgar la tela en tiras de 40 cm. de ancho y luego rasgar estas tiras en cuadrados. Preparar muchos trapos a fin de que haya suficiente para terminar el trabajo.

  • Luego de todo esto ya se puede comenzar a trabajar, sabiendo que, tanto en los acabados realizados con un trapo, como en los que se utilicen bolsas de plástico, pueden lograrse múltiples efectos: desde un dibujo fino y sutil en colores pastel sobre una base blanca hasta dibujos de textura más marcada y gruesa, con la utilización de dos colores diferentes.
  • Cuanto más gruesos sean los trapos o las bolsas, más marcado será el dibujo obtenido. En ambos casos, el secreto está en trabajar por pequeñas zonas; de esta forma, la veladura se mantiene siempre fresca y las huellas quedan límpidamente marcadas. Por este motivo, es conveniente tener a alguien cerca que aplique la veladura mientras se trabaja con el trapo o la bolsa; de todas formas, una persona puede trabajar sola si lo hace siguiendo un cierto método.
  • Lo importante es mantener siempre el mismo grosor de trapos o bolsas hasta haber completado todo el trabajo. En ambas técnicas se va retirando parcialmente la veladura sin seguir un orden definido, por lo que es importante mantener siempre la misma presión de trabajo.
  • En cuanto a la elección del color, ésta es ilimitada, pero la combinación tradicional es una veladura unos cuantos tonos más oscura que la pintura base. Si se desea un contraste más exagerado, se debe utilizar una base de color vivo y una veladura más oscura, como un marrón encima de una amarillo, o un verde o un azul oscuro sobre una base blanca. Para lograr un efecto coordinado, debe seleccionar colores que repitan los de la tapicería, las cortinas o la alfombra.
  • Hay que probar con diferentes tipos de tejido (siempre que no suelten pelusa). Cortar retales del tamaño de un pañuelo de bolsillo y realizar pruebas de color encima de un papel, hasta conseguir el efecto deseado.
  • Las bolsas de plástico producen un efecto menos delicado que los trapos, ya que el plástico no absorbe tanta cantidad de pintura como el tejido.
  • En este caso hay que probar realizando diferentes presiones. Si se presiona con fuerza el dibujo perderá definición, pero si la presión es demasiado suave, la bolsa no arrastrará suficiente veladura como para crear un dibujo bien nítido. Sea cual sea el dibujo elegido, hay que tratar de mantener la misma presión durante todo el trabajo.

Pintar con trapos

Preparación:

  • Poner un poco de pintura al óleo de artista en un recipiente y añadirle un poco de disolvente para diluirla. Para conseguir el tono deseado, puede que haya que utilizar varios colores.
  • Para aclarar el color agregarle un toque de blanco; para oscurecerlo, añadirle negro.
  • Echarle el aceite de linaza en una cubeta y añadirle la mezcla preparada.
  • Poco a poco ir echando el disolvente hasta que la mezcla tenga la consistencia de una crema ligera. Es muy difícil volver a obtener el mismo color, así que hay que preparar suficiente cantidad (por lo menos dos litros) Para decorar la habitación completa.
  • Aplicación: Aplicar con una brocha en una zona de un metro cuadrado una fina capa de veladura.
  • Empezar por una de las esquinas superiores, trabajar hacia abajo y hacia el lado, cuidando de no poner mucha veladura en las esquinas y los bordes.
  • Dar brochazos en varias direcciones para esparcir la veladura, sin acabar en una sola dirección para evitar que se vean las uniones al final del trabajo.
  • Punteado de la superficie: Una vez aplicada la veladura sobre una zona, coger una brocha de puntear y golpear con ella la veladura de arriba abajo, para disimular las pinceladas.
  • A medida que la veladura se va depositando en la brocha hay que limpiarla con papel absorbente.
  • Trapeado: Mientras la veladura está fresca, estrujar un trozo de trapo y golpear suavemente sobre la superficie, mientras aún está pegajosa. Ir reestrujando y recolocando el trapo en diferentes ángulos a medida que se realice el trabajo, procurando formar un dibujo al azar. Cuando el trapo esté muy sucio, se debe utilizar uno nuevo.
  • Continuación del trabajo: Empezar el siguiente trozo de pared, cubriendo con la veladura los bordes de la parte ya trabajada; de esta manera se asegura que al final no se vean las uniones.
  • Lo aconsejable es trabajar con la brocha de puntear y con el trapo mientras la veladura esté húmeda. Puede tardar unos 15 minutos en secarse, dependiendo de la temperatura ambiente.
  • Para impedir que la brocha se seque hay que envolverla en un trozo de plástico mientras no se use.
  • Retoques: Si el punteado queda poco uniforme o con aspecto manchado, hay que retocarlo con un trapo limpio.
  • Para uniformizar el efecto, hay que dar unos golpecitos dándole la vuelta al trapo, mientras la veladura aún está húmeda.
  • Si la superficie se ha secado hay que mojar el trapo con un poco de veladura y escurrirlo sobre un trozo de papel. Se debe trabajar encima de la superficie punteada, rellenando los espacios vacíos hasta que el efecto sea uniforme.

Pintar con bolsas:

Preparación:
  • Una vez aplicada la capa base y la veladura, trabajar encima de la veladura húmeda con la brocha de puntear, haciendo movimientos de suave golpeo y mezclando las pinceladas con la base.
  • Limpiar el pincel de vez en cuando con un poco de papel absorbente.
  • Trabajo con la bolsa: Para empezar hay que estrujar una bolsa de plástico y golpear con ella la veladura húmeda, luego ir girando la bolsa en ángulos diferentes a medida que se realiza el trabajo.
  • El plástico no absorbe la pintura y por lo tanto habrá que cambiarlo con frecuencia por otro limpio. Se debe trabajar ejerciendo una presión constante.
  • Retoques: Primero hay que apartarse un poco de la pared para observar el efecto.
  • Si quedan zonas desiguales, poner un poco de veladura en una brocha y aplicarlo en la pared, mientras con una bolsa de plástico se trabaja la zona con la otra mano.
  • Acabado: Antes de quitar la cinta adhesiva, pasar el pincel por el borde de la pared decorada, para tapar cualquier mancha o espacio vacío.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top