728x90 AdSpace

 


Las orquídeas son plantas exóticas originarias de los trópicos,  fácilmente identificables y bastante frecuentes en las floristerías de todo el mundo.  Cualquiera de sus variedades son un hermoso reclamo para las tiendas y a la vez, constituyen el motivo de un regalo delicado y fascinante.
El cultivo de las orquídeas en casa no es una tarea fácil.  Los cuidados que reciba la planta deben ser los justos, apropiados y adecuados para no dañarla y para favorecer su desarrollo y floración.   En este sentido puede resultar de gran ayuda saber que las orquídeas se pueden agrupar en tres categorías distintas, atendiendo a las características del ambiente que les es propicio:
  • de ambiente fresco,
  • intermedio y
  • cálido.
Las orquídeas de ambiente fresco necesitan una temperatura mínima en invierno, que ronde los 9ºC por la noche y 16ºC durante el día. En verano sin embargo, la temperatura ideal está entre los 16ºC durante la noche y los 24ºC durante el día.
También requiere estar colocada en una estancia en la que goce de buena vetilación, pero que no le dé el aire directamente, ya que una corriente demasiado intensa podría causar la caída de los botones florales y con ello, se dañaría seriamente a la planta.


Las orquídeas de ambiente intermedio requieren una graduación térmica en invierno que oscila entre los 13 i los 16ºC, mientras que en verano la temperatura mínima que soporta  es de 16 grados.
Las orquídeas que requieren un ambiente cálido son las más difíciles de cultivar y cuidar en casa, ya que precisan una temperatura nocturna mínima de 18ºC durante todos los meses del año. En invierno la temperatura diurna debe ser, como mínimo, de 21ºC y la temperatura más óptima es de 24ºC, aunque vigilando que no suba a más de 29ºC en verano.

Al  mismo tiempo, esta orquídea requiere humedad abundante aunque evitando que se encharque el substrato, una ventilación óptima aunque sin corrientes de aire y luz indirecta que se mantenga el máximo nombre de horas posible.
Lo ideal para poder cultivar estas orquídeas en casa es disponer de un invernadero que mantenga las condiciones de temperatura y humedad siempre constantes, en un ambiente totalmente controlado.

A pesar de las dificultades que las orquídeas presentan en su cultivo y mantenimiento, si se dan los factores propícios son plantas absolutamente agradecidas que florecen en vistosas flores de múltiples tonos y variedades, que aportan grandes satisfacciones a sus cultivadores.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top