728x90 AdSpace

 

Saber sobre el riego de las plantas es una de las claves del éxito de tu cultivo. Aquí van unas cuantas nociones sobre riego.
Las plantas son seres vivos y por esa misma razón, necesitan agua para vivir, de la misma forma como la necesitan también los animales y por supuesto, los humanos.  

El agua transporta los nutrientes que la planta precisa, desde la raíz a través del tallo, hasta las hojas, las flores y los frutos.   En un medio completamente seco la planta moriría sin remedio.  Sin agua las hojas de las plantas se vuelven marrones, quebradizas y frágiles,  dejan de realizar la fotosíntesis y acaban desprendiéndose del tallo o de la rama.

Ahora bien, es preciso saber cómo y cuándo hacer el riego de las plantas dado que un exceso de agua también resulta perjudicial para la planta ya que las raíces se pudren, las hojas enmohecen y las flores se caen.
Existen distintos métodos de riego, según las necesidades, características y ubicación de las plantas.  Estos son algunos de los más efectivos y fáciles de practicar:
  • Riego desde arriba y
  • Riego por inmersión
El riego desde arriba es el que realizamos habitualmente en nuestro jardín o en nuestro patio, con la ayuda de una manguera o de una regadera de caño largo y estrecho. Tiene la ventaja de poder controlar perfectamente la cantidad de agua que vertemos sobre la planta, mojando también las hojas y en general, la parte aérea de la planta.

Es aconsejable que la cantidad de agua sea la que admita la tierra contenida en el tiesto, por lo que se debe dejar de regar cuando el agua comienze a drenar a través del agujero de la maceta.  En el caso de plantaciones en la tierra, se debe evitar el encharcamiento por lo que la cantidad de agua adecuada será la que empape bien la tierra sin llegar a anegarla.

En lo que se refiere al método de riego por inmersión, consiste en sumergir el tiesto en un recipiente con agua, justo por debajo del nivel de la tierra.  Es preciso dejar el tiesto sumergido hasta que el agua ha penetrado en el interior del recipiente y en todo caso, por espacio de treinta minutos como máximo.
Una vez levantemos el tiesto el agua sobrante drenará a través del agujero, quedando la planta completa y perfectamente regada. Este tipo de riego es el adecuado para plantas a las cuales no favorece tener las hojas mojadas, aunque sea sólo por un espacio de tiempo breve.

Es recomendable el riego de las plantas cuando se detecta que la tierra está seca, incrementando el número de riegos durante el verano y disminuyéndolo a lo largo de los meses de invierno.

En próximas ocasiones también veremos otros métodos de riego como la aspersión o el goteo.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top