728x90 AdSpace

 

Hacer una buena limpieza de nuestros zapatos puede resultar una tarea complicada, especialmente si cuando decidimos hacerlo notamos que alguna de las cremas o productos que tradicionalmente utilizamos para lustrarlos se nos ha terminado.
Vamos a ver la forma de salir airosos de una situación como esta con mucha facilidad, usando cosas que tenemos a mano en nuestras casas.

Estos trucos te permitirán limpiar incluso calzado confeccionado con ante y gamuza, que como todos saben, son materiales que se manchan muy fácilmente y a los cuales resultan muy difíciles de limpiar, incluso con los productos disponibles en el mercado para estos menesteres.

Para limpiar zapatos de cueros sin los tradicionales betunes y cremas que se comercializan en el mercado utiliza zumo de naranjas. No te asombres, ahora te explico. Esto lo puedes hacer de 2 maneras, una aplicando directamente el jugo de naranjas sobre la piel de los zapatos y la otra forma es frotando la mitad de una naranja (por su parte plana desde luego) a medida que se exprime, por el cuero del calzado. Le das brillo con un trapo cualquiera y a lucir unos limpios y brillantes zapatos. Similares resultados se obtienen con cera de pisos o vaselina en forma líquida.

Cuando queremos tener los zapatos en perfectas condiciones de limpieza y no contamos con las que hasta ahora pensábamos que eran las herramientas y elementos necesarios, prueba a poner tu ingenio a funcionar aplicando los siguientes trucos con los cuales conseguirás unos zapatos con una limpieza y brillo impecables.
Una patata también puede serte muy útil para limpiar tus zapatos de cuero si no tienes otra cosa con que hacerlo. Esto se hace frotando la papa pelada y cortada en dos mitades, por toda la superficie del cuero del calzado. Al finalizar lustra los zapatos con cualquier paño que tengas a mano.

Para el calzado hecho de gamuza el mejor sucedáneo para cualquier producto de limpieza de calzado es pasar una goma de borrar por la gamuza de todo el zapato. Aclaremos que este remedio es para el caso de que los zapatos no se hayan mojado después de haberse manchado.
Si ya se mojaron, toma un cepillo del que se para limpiar las uñas, y frótalo fuertemente sobre la zona manchada o sucia. Después de secado el zapato, repite la operación. Cuando termines de limpiar esta gamuza, rocíala con un spray para gamuza para que esta no se dañe.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top