728x90 AdSpace

 

A la hora de pintar nuestra casa, además del buen gusto, debemos tener en cuenta que los colores pueden influir en el estado anímico de las personas. La energía que producen al incidir sobre ellos la luz, puede provocar variadas emociones en las personas vinculadas a la manera de percibir inconcientemente esta energía.
Por eso es de suma importancia conocer sus efectos a la hora de elegir el color de una habitación, del vestuario para una ocasión y en todo lo que podamos sacarle partido a esos efectos.

Influencia en el estado anímico

Cuando vayas a decorar tu casa, debes tener en cuenta la influencia que puede ejercer en tu estado de ánimo el color que escogiste para pintar cada habitación. Es más favorable observar un color conociendo las sensaciones que puede producir que exponerte a él durante largo tiempo y de forma inconsciente estar a merced del estado de ánimo que te puede inducir.
Si lo que deseas es tener la impresión de un entorno seguro y limpio, debes elegir el color blanco, pero mucho cuidado a la hora de utilizarlo, es ideal para baños y cocinas, en tanto un dormitorio pintado de blanco puede resultar una habitación fría.

Cuando vayas a pintar la habitación donde estudias o el cuarto de música, utiliza el color amarillo ya que es capaz de estimular la inteligencia, energías positivas y te da sensación de bienestar y alegría, no es recomendable para la habitación de un bebé o para la cocina.
La gama del color marrón te proporciona sosiego, puedes utilizarlo en la habitación donde descansas cuando regresas a tu hogar, el recibidor e incluso los pasillos. De seguros lograrás relajarte fácilmente bajo su influencia.

Los variados matices del azul ejercen una acción relajante, proporcionan tranquilidad, confianza, placidez, lo cual sería ideal en los dormitorios.

Energía y entusiasmo son las principales sensaciones que transmite el color naranja, es capaz de animar y revitalizar el estado de ánimo de las personas. En dependencia de la cantidad de rojo que contenga la mezcla será en mayor o menor medida la intensidad de la energía que percibas, incluso un tono naranja con tendencia al rojizo exacerba el apetito sexual, pero cuidado porque si el color naranja es muy oscuro puede provocar agresividad.

El color verde te hace sentir seguro y estable tanto social como mentalmente, es un color que alude a la naturaleza exuberante y fértil. Es recomendado para los despachos y salones muy amplios, las tonalidades más claras puedes aplicarlas en la biblioteca y los pasillos.

Los colores más vigorosos y agresivos son el rojo y el negro. El rojo aunque estimula el apetito y el deseo sexual, puede producir excitabilidad nerviosa, es muy utilizado en las señalizaciones para advertir el peligro. El color negro es un símbolo del sufrimiento y la tristeza, a pesar de producir fuerza y sensatez. Se puede combinar con otros colores para suavizar esas sensaciones.

La energía que transmiten los colores varían en dependencia de los matices, por lo que es bueno sabes qué influencia puede ejercer cada uno en el estado de ánimo de las personas cuando estás pensando en pintar y redecorar tu casa, aunque cada una puede percibir este efecto de manera diferente según su poder de admisión.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top