728x90 AdSpace

 

hiedra
La hiedra es una de las plantas ornamentales más comunes en patios, jardines e incluso balcones y ventanas y es una de las trepadoras más hábiles de su especie.
Originaria de centroeuropa, la hiedra crece estupendamente en ambientes muy húmedos, por lo que si está plantada en una maceta debe tenerse especial cuidado en que la tierra no se seque completamente.

Además, requiere también un cierto grado de sombra y que la insolación no le dé directamente.  A pesar de estas condiciones, se trata de una planta resistente, con lo que a corto plazo, se adapta a cualquier ambiente exterior que se le proporcione.

Una de las curiosidades de esta planta es que tiene dos tipos de ramas: ramas estériles y ramas reproductivas. Son fácilmente distinguibles por su aspecto físico: las estériles suelen ser rectas, densamente pilosas y adoptan tonalidades que van del verde terroso al marrón. Su finalidad es adherir a la planta al soporte que tenga  más cerca y hacerla trepar creciendo en equilibrio vertical.

Las ramas fértiles, sin embargo, presentan hojas verdes con nervaduras blancas y son de forma elíptica, ovada o peciolada, dependiendo de la variedad de la planta.  De las ramas fértiles nacen flores que forman grupos de 10 o 12 y que adoptan forma de umbrela, de tonos verde amarillentos.  De estas flores nacen frutos en forma de bayas de tonos marrones y pardos, más o menos de la dimensión de un guisante.

Para evitar que la hiedra crezca de una forma desmesurada es conveniente podarla a menudo, dejándole sólo una o dos ramificaciones y retirándole los hijuelos. Cuando tienen la altura deseada se le debe parar la poda, con lo cual la planta se estabiliza, en lo que a longitud se refiere, rellenándose de ramas hacia los dos extremos. De esta forma desacelera el ritmo de crecimiento que tenía en el proceso de la poda.

El éxito de la reproducción de esta planta está asegurado cuando se realiza mediante esquejes. De la nueva planta colocada en un tiesto aparte, pronto brotarán raíces que soportarán y darán vigor al nuevo individuo de la especie, llenando las verjas, las paredes y los rincones sombríos de los jardines de verdor y frescor, especialmente apetecible en las horas más cálidas de los días de verano.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top