728x90 AdSpace

 

domotica
Beneficios de la Domótica en el ahorro de energía en nuestros hogares

Se conoce por domótica a una serie de instalaciones destinadas a automatizar las distintas instalaciones con que contamos en nuestras viviendas. La adopción de este tipo de control inteligente para gestionar y controlar las diferentes actividades en nuestras casas permite disminuir considerablemente la utilización de energía en estos tiempos en que sus fuentes no renovables cada vez están más agotadas.

Casi no existe ningún combustible, fuente de energía u otros recursos utilizados para nuestro provecho en nuestros hogares que quede fuera del control y gestión automatizada de la domótica.
Así verás como se reducen de una manera importante tus gastos en electricidad, consumo de agua y cualquier tipo de combustible domésticos, la climatización de los locales se hará más racional, el agua caliente será mejor aprovechada.

También puede controlar los sistemas de riego en el jardín, drenaje, funcionamiento de equipos electrodomésticos, apertura y cierre automático de puertas y ventanas, control de sistemas de seguridad y un sinfín de sistemas y otras actividades del hogar que normalmente controlan los seres humanos con el consiguiente despilfarro energético que nos caracteriza.
Otra ventaja es que el propietario de la vivienda con domótica instalada tiene la posibilidad de ir monitoreando los diferentes consumos y de esa forma se mantiene al tanto del gasto energético en el cual está incurriendo.

Desarrollo de aplicaciones

Los avances en la esfera de la domótica han brindado soluciones para toda clase de viviendas. Las funciones, actividades y parámetros que se controlan han ido aumentando cada día más a la vez que se hace más fácil el manejo de los sistemas y su instalación en los hogares es más rápida y sencilla.

En estos momentos es posible controlar estos sistemas a través del celular, el mando de la TV o cualquier otro dispositivo móvil de control remoto habilitado para el caso. La gestión, supervisión y control de sistemas automatizados de domótica en el hogar se pueden hacer prácticamente desde cualquier lugar donde nos encontremos donde contemos con una conexión a Internet.
Podemos hacerlo desde el trabajo, en el coche, a la entrada de nuestra morada usando un video portero o desde cualquier otro sitio con cobertura de señal para nuestro teléfono móvil.

En el caso de las luces, la domótica se encarga de fijar los niveles de iluminación adecuados tomando en consideración elementos como la luz del sol, el sitio de la casa a iluminar, si existen personas o no en ese momento en la habitación, factores de seguridad y otros.
También el encendido y apagado es regulado por este sistema, de manera tal que se evite tener luces encendidas innecesariamente. Por ejemplo, si olvidamos apagar las luces al salir de casa o irnos a dormir, la domótica se encargará de apagarlas por nosotros.

Relacionado también con la iluminación, pero en este caso de origen natural, se controla el cierre y apertura de cortinas, persianas y similares con el propósito de hacer un uso óptimo de la luz del sol.
La calefacción y la climatización son otras de las funciones reguladas totalmente por la domótica. Para establecer los niveles ideales de temperatura en las estancias el sistema toma en cuenta los cambios externos de la temperatura ambiental, el horario y cuantas personas están en ese momento en la habitación. El sistema llega a avisar de la existencia de ventanas y puertas abiertas para evitar la fuga de temperatura y de esa forma hacer un uso más racional de la energía.

Los equipos electrodomésticos no quedan fuera de la supervisión y control por la domótica. En este sentido es capaz de programar el uso de estos solo en horarios cuando las tarifas eléctricas son más bajas e impedir el uso de los de mayor consumo cuando el precio en más elevado desconectando totalmente los circuitos eléctricos.
En la seguridad doméstica la domótica también juega un importante papel. Sus sistemas son capaces de detectar y avisar roturas y averías como escapes de gas y agua cortando inmediatamente el suministro hasta solucionar el problema.

Un sistema de domótica controlando luces y temperatura de una habitación de 20 m cuadrados como promedio ahorra un 26 % de energía comparándolo con otro espacio similar sin esta supervisión. Los grifos automáticos usados por estos sistemas posibilitan ahorrar un 25 % de agua. Y así en todas las actividades se producen importantes ahorros energéticos que no solo repercuten favorablemente en los bolsillos de los propietarios de las viviendas, sino que también cuidan la salud de nuestro maltratado planeta.

En las casas que usan electricidad generada por celdas fotovoltaicas solares la domótica además de controlar todo el sistema de alimentación, los consumos y uso racional de la energía, se encarga de monitorear la venta del excedente de esta. En todo momento se pueden obtener informes pormenorizados de las cantidades sobrantes vendidas y los ingresos a la cuenta que han reportado.

Los campos de aplicación de la domótica son infinitos y se adaptan a las necesidades específicas de cada cliente y al presupuesto con que este cuente. Es verdad que de momento los precios son un poco elevados, pero los beneficios que reporta, a la larga, son extremadamente importantes, no solo para mejorar nuestra calidad de vida y bienestar, sino para la conservación de los ecosistemas y de las fuentes no renovables de energía de nuestra Tierra.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top