728x90 AdSpace

 

Las coníferas (palabra que significa "que tiene conos") deben su nombre al hecho de que sus órganos reproductores poseen forma de cono. Existen conos masculinos y conos femeninos. Las semillas que se encuentran en los conos femeninos no están protegidas por una envoltura.

Por esta razón, se dice que las coníferas son gimnospermas, es decir, plantas con semillas al descubierto. Las hojas de las coníferas tienen a menudo forma de agujas, y la mayoría de las especies las conservan en invierno. Por lo tanto, son generalmente árboles de follaje perenne. Bajo la corteza poseen canales que secretan resina, de ahí que también se los llame resinosos.
Las coníferas son árboles que soportan muy bien el frío. Se las encuentra en las montañas o en las regiones nórdicas (donde forman la mayor parte del bosque boreal), pero también en regiones costeras con climas más templados.

Las coníferas más conocidas son, sin duda, los pinos (como el pino marítimo y el pino piñonero) y los abetos (como el abeto pectíneo que forma grandes bosques en las montañas de Europa). El grupo de las coníferas reúne también a otros árboles.

Es el caso de los cipreses, los enebros, las tuyas, las piceas (como la picea común que se vende como pino de Navidad), los cedros (el cedro del Líbano, por ejemplo), los alerces (como el alerce común) y las secuoyas (como la secuoya de California). El tejo común, de bayas rojas, y las araucarias también son coníferas. La gran variedad que existe entre estas plantas es muy grande.
La mayoría de las coníferas, en especial los pinos, son ampliamente explotadas por la industria de la madera (para la fabricación de papel, la construcción de viviendas y la carpintería), ya que son árboles que crecen muy rápido.

En este grupo se encuentran los árboles más viejos y más grandes del mundo. Existen pinos (de la especie Pinus aristato) de más de 4.000 años y secuoyas, los gigantes del mundo vegetal, que alcanzan 100 m de altura en América del Norte. De hecho, se las llama secuoyas gigantes.

El pino marítimo (Pinus pinaster) posee conos, como todas las coníferas. Los conos machos proporcionan los granos de polen y los conos hembras alojan a los óvulos. Cuando el óvulo es fecundado por el polen, el cono femenino crece (arriba, en el centro de la fotografía). Poco a poco se transforma en piña.

La reproducción de las coníferas

En las coníferas, los órganos reproductores se agrupan formando conos. El pino silvestre, por ejemplo, es una conífera que posee conos masculinos (o amentos), de aproximadamente 1 cm. de largo, y conos femeninos. Cuando los conos masculinos están maduros, liberan en abundancia unos granos microscópicos de color amarillo: el polen.

Al ser transportado por el viento, el grano de polen se encuentra con un cono femenino, al cual germina y forma un tubo que contiene dos gametos masculinos. La fecundación con un gameto femenino produce un huevo que se transforma poco a poco en una semilla. Durante esta transformación, el cono femenino crece y alcanza algunos centímetros; para convertirse en una piña. Cuando las escamas de la piña se abren, liberan las semillas que, una vez en el suelo, germinan para dar origen a un nuevo árbol.

Se han catalogado más de 48.000 especies fósiles y se sabe que hace 200 millones de años, el grupo de las gimnospermas comprendía muchísimas especies. Actualmente, quedan entre 600 y 700. Además de las coníferas, aún persisten tres antiguos grupos de gimnospermas. El primero comprende una sola especie, el ginkgo (Ginkgo biloba). Es originario de China central y tiene hojas anchas en forma de abanico, que pierde en invierno.

El segundo grupo es el de las cicas, árboles de las regiones tropicales, que se parecen a las palmeras.

Finalmente, el tercero es el de la welwitschias (Welwitschia mimbilis). Esta planta vive hasta 100 años y aunque sólo tiene 10 cm. de altura, su tallo puede sobrepasar 1 m de diámetro.

El Ginkgo biloba es considerado un árbol sagrado en la China. Su follaje verde amarillento, muy decorativo, se vuelve amarillo oro en otoño. Aquí se observa su fruto, una bolita parecida a una ciruela. Este se desarrolla en verano y después cae.

Otro antiguo representante de las gimnospermas es la cica (Cycas revoluta), originaria del Japón y de la China. Su tronco es corto y abultado. Las hojas palmeadas rodean al brote que produce el cono.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top