728x90 AdSpace

 

La higiene del hogar es un aspecto muy importante para mantener el ambiente de la casa sin agentes perjudiciales ni olores desagradables, pero hay que tener en cuenta que los productos que habitualmente se usan, poseen sustancias altamente dañinas para el medio ambiente. Los preparados comerciales que pueden encontrarse en el mercado contienen agentes químicos que prometen una limpieza que muchas veces ronda la desinfección total, en lugares donde realmente no es necesario, a expensas de la destrucción de organismos biológicos que contribuyen al equilibrio ambiental; de esta manera, esas sustancias no sólo combaten los gérmenes nocivos sino que también perjudican a quien lo usa, causando reacciones alérgicas, dañando la piel, vías aéreas y ojos, además de causar gran contaminación al llegar a los cursos de agua.

¿Cuáles son esas sustancias?

Generalmente estos productos están compuestos de tensioactivos, que son agentes que se encargan de unirse a las moléculas de grasa y barrerlas trasladándolas al agua; se trata habitualmente de derivados del petróleo. También se encuentran fenoles, sustancias alcalinas (ya sea amoníaco o compuestos de potasio o sodio que corroen la suciedad), blanqueadores y aromatizantes.

Entre los productos que suelen tener más agentes contaminantes se hallan:
  • los desengrasantes,
  • los destapadores de cañerías,
  • los productos desinfectantes,
  • abrillantadores de metal,
  • quitamanchas,
  • aromatizantes de ambienta
  • y limpiadores de vidrio, entre otros.
¿Con qué productos se pueden reemplazar?
  • Se obtienen los mismos resultados utilizando productos biodegradables, que pueden conseguirse fácilmente.
  • Es práctico tener a mano vinagre blanco de alcohol, limón, bicarbonato de sodio, y glicerina.
  • Para destapar el desagüe de la cocina se prepara 3 cucharadas de bicarbonato más 125 cc de vinagre caliente, se deja en la cañería por algunos minutos y luego se vuelcan 1 o 2 litros de agua caliente.
  • Para las manchas en el horno, sirve aplicar bicarbonato más agua caliente.
  • En el baño es útil desinfectar con vinagre las superficies, dejando actuar por unos minutos, y luego higienizar con un paño húmedo con agua. Los cristales se pueden limpiar con vinagre blanco.
  • Para objetos de plata se aplica frotando una mezcla de bicarbonato y limón.
  • Es preferible siempre usar paños de algodón que puedan lavarse y re-usarse, en vez de artículos descartables.
  • En los muebles se puede usar una mezcla de limón y aceite vegetal.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top