728x90 AdSpace

 

tipos de árboles

En el mundo vegetal, varios grupos de plantas cuentan con representantes que alcanzan la forma y el tamaño de árboles, como ciertos helechos y numerosas coníferas. Pero es en el grupo de plantas con flores donde se encuentra el mayor número de especies de árboles.

La mayoría tienen hojas anchas y aplanadas, y por ello se los llama frondosos, al contrario de las coníferas, que poseen hojas en forma de agujas. A los que pierden sus hojas en otoño se los denomina de hojas caducas. Cuando las conservan durante todo el año, se los considera como de hojas perennes.
Todos producen flores que, después de la polinización, engendran frutos que contienen semillas. Aunque pertenecen a familias muy distintas, la mayoría de los árboles que componen los bosques son plantas dicotiledóneas. Las palmeras son una excepción: son monocotiledóneas.


Árboles, árboles pequeños y arbustos


El nacimiento de un árbol comienza con el desarrollo de un germen contenido en la semilla (germinación). El roble proviene de la germinación de una bellota, fruto que ha caído de otro roble. Al cabo de unos días, la cáscara de la bellota se parte y sale un tallo que crece hacia abajo en la tierra y se ramifica para formar una raíz. Luego, aparece el tallo verdadero, que sube en dirección hacia la luz y desarrolla pequeñas hojas que se despliegan al Sol.

Un árbol se compone principalmente de tres partes: las raíces, que lo fijan al suelo y absorben el agua y las sales minerales; el tronco, formado por capas concéntricas que se engruesan y endurecen a medida que envejece, y que está protegido por la corteza; y las ramas, que soportan las hojas y flores.

El árbol, el árbol pequeño y el arbusto se distinguen entre sí. Un árbol posee un solo tronco que puede alcanzar más de 10 m de altura (álamo, haya o higuera). Un árbol pequeño consta también de un solo tronco, pero mide menos de 10 m (peral). Por último, un arbusto alcanza apenas unos cuantos metros, pero tiene varios tallos o troncos cortos (boj y bonetero).


El roble


Existen más de 400 especies de robles. Entre ellas, el roble (Quercus robur), es un árbol de hojas caducas que puede alcanzar de 30 a 40 m de altura. Crece lentamente, pero vive, por lo menos, 400 años. Su corteza se usa para teñir el cuero; su madera, que es muy dura, se emplea en ebanistería.

Árboles de hojas caducas


En las regiones templadas, muchos árboles, como los arces, los abedules, varias especies de robles, las hayas y los castaños, pierden sus hojas en otoño. Se los llama árboles de hojas caducas.

Los robles, las hayas y los castaños que pertenecen a la misma familia (las fagáceas), producen en el mismo árbol flores masculinas y flores femeninas. Estas flores no poseen pétalos y se agrupan en racimos llamados amentos.
Cada flor femenina está rodeada por una pequeña copa o cúpula, que se mantiene alrededor del fruto, al que envuelve completamente (castaña, hayuco de la haya) o de manera incompleta (bellota del roble).

Árboles de hojas perennes


En las regiones templadas, algunos árboles, como la encina que abunda en la cuenca mediterránea, poseen hojas coriáceas que no se caen en otoño. A ellos se los denomina árboles de hojas perennes.

En las regiones tropicales, donde los inviernos son muy suaves, existen muchos árboles que nunca pierden sus hojas. Es el caso de las magnolias (originarias del sudoeste de Estados Unidos), de los paltos y de los laureles (numerosos en el Amazonas y en el sudeste asiático), de los eucaliptos de Australia, de los guayabos en América del Sur, las caobas de África ecuatorial o los ébanos de los bosques de África, Asia y América.

La familia de las palmeras


Las palmeras constituyen una familia aparte. Son plantas monocotiledóneas, es decir, sus semillas solo contienen un cotiledón, en tanto que las semillas de los demás árboles poseen dos. También se desarrollan en forma particular: sus troncos no crecen a lo ancho, sino únicamente a lo alto. Además, generalmente, no poseen ramas y sus hojas (o palmas) crecen en ramillete en la cima del tronco (o estípite).

Se han registrado cerca de 2.500 especies de palmeras. Algunas, como la datilera y la
cocolera, proporcionan productos alimenticios (dátiles y nueces de coco); otras son explotadas en la industria de la madera (rota, rafia).
El castaño europeo (Castanea sativa), de hojas dentadas, produce frutos comestibles: las castañas. Estas se encuentran protegidas por una resistente envoltura provista de delgadas espinas; el erizo, que cuando madura se abre en cuatro partes. Este fruto no debe confundirse con la castaña de Indias, que no es comestible.


La bellota


Otro de los árboles hermosos es el roble (Quercus) produce bellotas de forma alargada y cilíndrica. Parecen pequeños huevos, a veces estriados con rayas cafés, que se encuentran dentro de una especie de pequeña copa: la cúpula.
Los arces de diferentes colores son realmente hermosos y si tienes un jardín con tamaño suficiente es un árbol que lo decorará de forma formidable.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top