728x90 AdSpace

 

Una de las formas más fáciles de renovar un ambiente sin gastar mucho dinero ni hacer grandes cambios es apostar a los textiles. Las telas nos permiten combinar de maneras inesperadas colores y texturas para generar efectos visuales impactantes y realzar una habitación.
Para renovar una habitación usando la ropa de cama lo primero que debemos hacer es:
  • prestar atención a los colores de paredes y muebles.
  • Los colores neutros, como blanco, beige, gris o negro nos permitirán hacer combinaciones mucho más osadas que los fríos (azul, violeta, verde) o cálidos (rojo, naranja, amarillo).
Ahora bien, por ropa de cama entendemos generalmente un acolchado, las sábanas y las mantas, pero no debemos olvidar también los cojines o almohadones, las almohadas y sus fundas o nórdicos. Vemos entonces que la ropa de cama presenta gran variedad de elementos cuyas texturas y colores podemos combinar de manera armoniosa para lograr resultados fenomenales.

El estampado de las telas es también un factor clave. Un acolchado liso puede ser resaltado con nórdicos a lunares o rayas; mientras que un acolchado con flores podrá aplacarse con unos cojines de color liso pero tela con textura.
La forma de los cojines es también fundamental.

Podrán ser grandes o pequeños, cuadrados o redondos, o incluso de formas más extrañas, como estrellas o corazones. Para los cuartos de los más pequeños son ideales las almohadas con forma de animales o los estampados de personajes o diseños infantiles.
  • Para los adolescentes varones podemos optar por los estampados escoceses o a cuadrillé; mientras que las mujeres preferirán seguramente los románticos, con corazones o flores.
  • La forma de tender la cama también podrá ayudarnos a cambiarle el estilo al cuarto en un abrir y cerrar de ojos. Las sábanas pueden estar totalmente cubiertas o dejar un doblez al descubierto a la altura de las almohadas.
  • En épocas estivales también podremos dejarlas totalmente visibles y ubicar el acolchado a los pies, doblado de manera prolija para que contraste con el color de las sábanas.

  • En los pies de la cama puede ubicarse una manta de diseño específico para ese lugar. Se fabrican en las más variadas telas e hilos y por su forma no ocuparán espacio extra a la hora de dormir. Son ideales para utilizarlas durante el verano directamente sobre las sábanas o en invierno sobre el acolchado.
  • No debemos olvidar que los cambios que hagamos en la ropa de cama también estarán relacionados con los cambios de estaciones y el descenso o ascenso de la temperatura.
  • En cuanto a las texturas, podremos elegir entre una amplia variedad de tipos de tejido, naturales o sintéticos, que no sólo sorprenderán nuestra vista sino también nuestro tacto.
Por último, debemos recordar que es esencial lograr un todo armonioso, donde la combinación de colores, texturas y formas de la ropa de cama acompañe las características de los otros elementos de la habitación: muebles, cortinados, pisos y paredes. Decora tu casa y disfrútala.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top