728x90 AdSpace

 

Refrescantes, nutritivos, el protagonista del postre en verano, digestivos, son algunos de los apelativos que se le dan al helado. Es importante diferenciar entre el helado y el sorberte, ya que a veces se tiende a meterlos en el mismo saco, incluso hay gente que cree que son sinónimos. Los helados se pueden preparar con leche, nata, azúcar, huevo, en cambio los sorbetes llevan zumo o pulpa de fruta y azúcar.
También hay que tener en cuenta, que cualquier helado o sorbete a la hora de su elaboración debe estar más azucarado que si se fuera a tomar a temperatura ambiente ya que el frío, hace que disminuya el sentido del gusto y por tanto lo dulce se rebaja.

Aquí una receta de helado para paladares que saben apreciar el buen gusto por lo dulce:

Copa de helado con fresas y leche condensada

  • 1) Cocer leche condensada al baño María durante unas 3 horas. Luego se pesa en la báscula, y con el mismo peso que sale, añadirle esa cantidad de agua, cocer menta, cardamomo y vainilla. Cuando el agua comience a hervir, tapar, apagar y dejar en infusión 10 minutos. Más tarde colar y disolver la leche condensada cocida.
  • 2) Enfriar y meterlo en la sorbetera hasta que se convierta en sólido.
  • 3) Luego lavar los fresones, y añadir el concentrado balsámico a la fresa y cubrir de azúcar, dejar macerar 1 hora.
  • 4) Por último repartir fresones por la copa, añadir a esta 2 o 3 bolas de helado, aderezarlo con crema de balsámico y pinchar 2 o 3 palillos de chocolate, como colofón añadir unas hojas de menta.
Ingredientes:
  • 1 bote de leche condensada, su peso en agua, media cucharada de menta picada, 12 pipas de cardamomo, y una pizca de vainilla.
  • Fresas: cuarto de kilo de fresas, 4 cucharadas de concentrado de balsámico de fresa, y palitos de chocolate.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top