728x90 AdSpace

 

Una de las plantas colgantes por excelencia, con una naturaleza prácticamente indestructible, son las cintas bicolores.
Estas plantas, muy comunes, son ideales para aquellas personas que quieran practicar la jardinería como hobbie, sin tener apenas nociones previas.

Las cintas bicolores no ofrecen complicaciones y resuelven amablemente la duda, siempre delicada, que a menudo se plantea sobre la ubicación de cualquier planta. ¿Es mejor un ambiente cálido?, ¿quizá uno más fresco, más soleado, más umbrío?
Con las cintas no es necesario tomar estar precauciones, ya que viven en cualquier parte, adaptándose y sobreviviendo sin problemas en todos los ambientes, interiores o exteriores indistintamente.

Las cintas bicolores resultan especialmente atractivas si se las planta en un tiesto que ofreza la posibilidad de estar colgado ya que será así cuando la planta desplegará todo su encanto, resultando una mata atractivamente desordenada, casi despeinada, con una llamativa combinación bicolor de blancos y verdes en forma de hojas largas y ligeras.
Quizá uno de los principales alicientes de las cintas es la facilidad con la que se reproducen, ya que de la planta principal suelen colgar múltiples hijuelos provistos a su vez, de sus propias e incipientes raíces.  Se pueden plantar estos hijuelos en tiestos pequeños para que las raíces se agarren a la tierra y la planta crezca.

Es recomendable en un primer momento, no cortar el tallo largo y fino que une los hijuelos a la planta made, por lo menos hasta que hayan enraizado.  Cuando las plantas nuevas alcancen un tamaño adecuado se pueden trasplantar a otras macetas, jardineras o parterres, teniendo siempre en cuenta la decoración general, la ubicación y el efecto que se desee que produzcan.

Ya que esta planta es de crecimiento rápido, si se desea un ejemplar de buen tamaño será conveniente trasplantarla a menudo del tiesto al de medida inmediatamente superior. En poco tiempo se tendrá una planta grande, con numerosas posibilidades decorativas, igual en interior como en exterior.

Otros cuidados de las cintas bicolores:
  • Es aconsejable regarla abundantemente y a menudo;
  • aunque se adapta a cualquier ambiente, agradece la luz  indirecta;
  • se debe abonar la planta cada tres meses a lo largo de todo el año.
Estas senzillas recomendaciones, de fácil aplicación, dan como resultado cintas muy atrayentes y deliciosamente agradecidas que aportan volumen y frescos a cualquier rincón donde se las ubique.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top