728x90 AdSpace

 

aislamiento termico
En los países con inviernos muy fríos, mantener un adecuado aislamiento térmico de puertas y ventanas en los hogares es esencial para conservar el calor en los espacios interiores y poder disfrutar de un ambiente confortable dentro de nuestras casas. En los países calurosos favorece la preservación de los niveles agradables de temperatura interior generados por los aparatos de climatización.

En ambos casos un buen aislamiento térmico se traduce en un menor gasto energético y en un ahorro monetario para nuestra economía doméstica, además que aportamos nuestro granito de arena al cuidado del medio ambiente usando racionalmente los recursos naturales utilizados en la generación de electricidad.

Lograr mejorar el aislamiento térmico de ventanas y puertas requiere realizar ciertas acciones sobre ellas, algunas más radicales como el reemplazo de hojas y marcos, y otras más sencillas, como rellenar con material aislante cualquier rendija que permita en intercambio de temperatura con el exterior.


Reemplazo total de ventanales y puertas en el hogar


Esta tipo de obra debe encargarse a un personal con experiencia. Aunque se trata de una inversión importante, se amortiza en pocos años por concepto de reducción de lo que pagamos en calefacción y electricidad.


Instalación de contraventanas


Esta solución es menos costosa que el cambio radical de ventanas y puertas, pero igualmente efectiva. En ese caso se trata de agregar por la parte exterior de nuestras ventanas un segundo panel enmarcado en aluminio. Las hojas de esta ventana abrirían hacia fuera. En caso de que el espacio no lo permita, deberán habilitarse con hojas corredizas para poder abrirlas cuando sea necesario.

Un inconveniente de esta técnica es que no es aplicable a todos los modelos de ventana, en cuyo caso podrías recurrir al doble acristalado o la sustitución radical. Aunque el aislamiento ofrecido por la opción de ventanas de cristal doble no es tan efectivo como el de la contraventana, resulta una buena alternativa en cuanto a costos si no puedes permitirte pagar un cambio total.


Aislar ventanas y puertas con burletes


Es la opción más económica y por consiguiente la más popular, además su aplicación resulta muy sencilla. Podemos hacerlo nosotros mismos, no se requiere ninguna habilidad especial para realizarlo. El procedimiento consiste en sellar todas las rendijas, orificios y ranuras por las cuales pueda escaparse el calor hacia el exterior, con material aislante.

En los comercios especializados encontrarás bandas de diferentes formas y dimensiones de acuerdo a uso que se le vaya a dar y con diversas formas de fijación a las superficies. Ya sean autoadhesivas, para fijar con grapas, clavos o simplemente para introducir en las hendijas y orificios.

Este método no es la solución ideal para mejorar el aislamiento térmico de puertas y ventanas, primero por su corta duración ya que normalmente no resisten más de un año, y segundo porque no ofrece un aislamiento efectivo. No obstante es una solución muy barata y con ella se obtienen buenos resultados en caso de que las ventanas y puertas no tengan excesivas fugas de calor.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top