728x90 AdSpace

 

Pertenece a la familia de las leguminosas; sus nombres científicos son: “Glycine max” o Glycine hispida” y vulgarmente se la conoce como: soja, soya, frijol de soja, haba soya, preta o soya beam. Según documentos chinos, ya se cultivaba hace cinco mil años; en esa época el emperador Sheng Nung recomendaba el cultivo de esta leguminosa a sus súbditos, anunciando que junto con el arroz, la cebada, el mijo y el trigo, era uno de los sembrados sagrados, importantes para la supervivencia de la civilización china.

Historia de la Soja

A fines del siglo XVII un botánico alemán introdujo en Europa las primeras semillas, provenientes de Japón. En 1805 se la conoce en Estados Unidos de Norteamérica y a mediados del siglo pasado, se inicia el cultivo en mayor escala en el mundo occidental, destinada para forraje del ganado y al aprovechamiento del aceite para la fabricación de jabones.


Es una planta anual, cuyo período de maduración es de 5 meces y se la cosecha en verano; se desarrolla mejor en climas cálidos o templados, pero no en los tropicales y es bastante resistente a las sequías aunque necesita abundante humedad, especialmente en la primera etapa de crecimiento.

Esta planta puede llegar a medir de 60 cm. a 2 metros de altura; su tallo es leñoso, erguido, con abundantes ramas y hojas; éstas son gruesas y están recubiertas de una gran pelusa gris o marrón, según las variedades. Existen aproximadamente 300 variedades, dependiendo de los tipos de suelo o el clima.
Cada vegetal puede contener entre 30 y 100 vainas de 2 a 6 cm. de longitud y en cada una de ellas puede tener entre 2 y 4 porotos (semillas), de color blanco, amarillo, pardo o negro según las variedades.

Sus flores son pequeñas, nacen en los nudos del tallo donde se insertan las hojas y pueden ser blancas o púrpura. Sus raíces tienen numerosos nódulos, ya que con ellos fijan el nitrógeno del ambiente y así enriquecen la tierra.
El cultivo de la soja está concentrado en el hemisferio norte, siendo su principal productor Estados Unidos de Norteamérica; le siguen China continental, Indonesia, Rusia, Japón, Corea, Canadá, Brasil y Argentina.

Sus propiedades:

El grano de soja es el único que tiene las proteínas completas, que el cuerpo humano emplea para la formación de tejidos y renovación de elementos desgastados.
En la harina del poroto de soja se encuentran en gran proporción las proteínas, cuyo contenido es dos veces el de la carne de vaca, cuatro el de los huevos, cinco o seis veces el del pan, doce el de la leche y dos veces el del queso. Además ésta es rica en calcio, hierro, fósforo y proporciona vitaminas A, B y C.

Los primeros brotes verdes, empleados en la cocina china, contienen vitamina C; el poroto seco contiene vitaminas A y B; el aceite de soja proporciona vitaminas A, D, E, F y K, además tiene baja proporción de hidratos de carbono y es recomendada para los regímenes adelgazantes.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top