728x90 AdSpace

 

Si planeas comprar un perro, tienes que tener en cuenta otros factores además de tu gusto por su raza o las cualidades que se les atribuyan.
El lugar que van a ocupar en tu hogar también es obligatorio a la hora de elegir el tipo de mascota que va contigo.
Es que no es lo mismo vivir en el campo, en una casa con gran jardín o en un pequeño apartamento de 40 metros cuadrados a la hora de comprar un pastor alemán.

Además de tener en cuenta estos factores, también tenemos que ser realistas y analizar el tiempo que le podemos dedicar a nuestra mascota. Si pasamos mucho tiempo fuera de casa y tenemos una vida muy activa, no podremos satisfacer todas las necesidades de determinadas razas.
Si te gusta el deporte, lo mejor es que te hagas con un perro activo como el Boxer, que te puede acompañar en tus sesiones de footing. En cambio, si te gusta más el sofá que ponerte el chandal, un perro tranquilo como un Bulldog Francés sería mucho más adecuado.

Una casa en las afueras de la ciudad y de gran tamaño sirve para cualquier tipo de perro, en cambio en una casa pequeña deberemos buscar perros tranquilos. Ya no se trata del tamaño del mismo, sino de las cualidades que tenga, por ejemplo un San Bernardo.
Si el problema son los niños y sus compañeros de juegos, es conveniente hacerse con un animal que no marque en exceso el territorio que podría resultar peligroso.
En lugar de pensar en un Doberman, hágase con un Galgo. En cambio el primero resultaría perfecto como perro guardián en caso de que pasen mucho tiempo fuera de casa.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top