728x90 AdSpace

 

riego cesped
El jardín es una de las partes de nuestros hogares que más nos enorgullece, especialmente si alguien lo celebra y habla bien de él. Es quien recibe al visitante y le trasmite la primera impresión de lo que encontrará después. Y dentro del jardín el césped es una zona que más elegancia le imprime.

Pero tener un césped bello y saludable requiere de cuidados especiales, fundamentalmente en el riego, que es esencial para su vida, al igual que para el resto de los seres vivos.
En este artículo vamos a tratar sobre los aspectos esenciales para lograr un riego eficiente del césped, así como algunos trucos para economizar agua.

Las precipitaciones en muchas regiones del planeta no son suficientes para los requerimientos de un césped de jardín. La cantidad de agua que cae en cada lugar es diferente, existen lugares donde llueve abundonantemente todo el año y es casi innecesario regar el césped. Sin embargo en otros sitios llueve solamente en contados meses del año. Entonces, ¿cómo determinar la frecuencia de riego para cada césped en particular?

La respuesta a esta interrogante no es simple, pues determinar las veces que debemos regarlo depende de múltiples factores:
  • Factor climático: Si tu jardín se encuentra en una zona de clima lluvioso cómo las zonas tropicales, el riego será mínimo, sin embargo, si vives en una región desértica, tendrás que regar casi todos los días.
  • Exposición a los elementos: Si tu césped se encuentra mayormente a la sombra, por ejemplo cubierto por las ramas de árboles y además está protegido de los vientos por cercas y vallas no necesitará del aporte de tanta agua como otro que se encuentra al descubierto y castigado todo el día por los rayos solares y desguarnecido contra el viento.
  • Calidad del suelo: Los céspedes plantados sobre suelos arenosos y rocosos necesitan ser regados con mayor frecuencia que los sembrados en terrenos arcillosos que retiene bastante agua.
  • Tipo de césped: Todas las especies de césped no consumen la misma cantidad de agua. Si vives en lugares donde las lluvias son escasas escoge para tu jardín las especies de céspedes más resistentes a la sequía.
  • Estación del año: En los meses estivales el césped necesita más agua que en los meses fríos.

Cuando la frecuencia de riego al césped es la correcta sus raíces no se desarrollarán mucho ni profundizarán en el sustrato en busca de agua y sus hojas serán de un verde oscuro brillante. Más si el agua que le suministras no es la suficiente, sus raíces crecerán hacia abajo tratando de encontrar el agua que necesitan, este césped tendrá sus hojas de un color verde más claro.


Las mejores horas del día para regar

Evita regar en las horas del mediodía en las que se produce una mayor evaporación del agua. También por lo general a esa hora el viento es más fuerte lo que conspira contra la uniformidad del riego, o sea, en algunas zonas caerá más agua y en otras menos.
El momento ideal del día para regar es al amanecer o cayendo la tarde. Si tu riego está automatizado también podrás hacerlo en la noche.

Economizar agua


Puedes acostumbrar a tu césped a vivir con menos agua sin que pierda belleza y colorido. Ve disminuyendo paulatinamente la frecuencia de riego, por ejemplo en verano, de hacerlo todos los días a regar un día sí y otro no.
Primero comienza por dejar de regar un día de la semana, al cabo de unas semanas riega dos días si y uno no, deja pasar otro tiempo para que las plantas se acostumbren y por último riega solamente en días alternos. Tendrás un césped saludable y habrás ahorrado casi un 40 % del agua que gastabas antes.

Otra forma de economizar agua es poniendo sensores de humedad en tu jardín y regando solo cuando sea justamente necesario. Verdad que tendrás que invertir en la compra de los sensores, pero al cabo de algunos meses tu inversión se habrá amortizado con el ahorro de agua logrado. De esta forma se logra un césped de mejor calidad.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top