728x90 AdSpace

 

Esta receta tiene mucha tradición en Chile. Se suele hacer en grandes cantidades para una gran cena en familia. La comida debe su nombre al uso de alambres y alicates para abrir y cerrar los mejillones, práctica que hoy en día está fuera de uso al reemplazar estos utensilios por tijeras y una madeja de lana o hilo.
Bien, comencemos con la receta, los ingredientes a utilizar serán los siguientes:
  • 4 o 5 kg de mejillones medianos/grandes
  • 200 gramos de queso en láminas.
  • 500 gramos/un kilo de chorizo
  • Vino blanco
  • Madeja de hilo/lana
  • Pimienta a gusto
Preparación:
  • Abrimos y lavamos los mejillones con un cuchillo, cuidando de que las conchas queden pegadas de un lado y limpiamos las barbas.
  • Paralelamente cortamos el queso (con un grosor de dos láminas) en cuadritos del tamaño del marisco, haciendo lo mismo con el chorizo, pero en rodajas.
  • Esparcimos un toque de pimienta a los mejillones y colocamos dentro los cuadritos de queso y una rodaja de chorizo.
Aquí viene la parte complicada:
  • debemos cerrar las conchas rodeándolas con la madeja de hilo o lana y finalmente se le hace un nudo. Recomendamos hacer esto con ayuda ya que los mejillones deben quedar bien cerrados, de lo contrario el queso saldrá por las aberturas entre las conchas.
  • Una vez lista esta tarea, se cocinan al vapor en una olla grande (opcional: hacer un sofrito con aceite vegetal de ajo, cebolla, pasta de ají y pimienta, así el caldo tendrá sabor) con agua y vino.
  • Cocer a fuego lento en 60-90 minutos.
Los mejillones se sirven calientes, con vino blanco y el caldo como acompañamiento. Cocinarlos lleva tiempo, puede tomar una tarde entera si se preparan más, pero el esfuerzo es recompensado con un gran sabor disfrutado en un ambiente familiar.

Publicar un comentario en la entrada Blogger

 
Top